Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Jueves, 26 de marzo de 2015

Así lo comprobó la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) durante sus acciones de inspección en el último trimestre de 2013, cuando encontró graves incumplimientos en las cantidades envasadas. Por esta razón el órgano de control impuso sanciones a once compañías que no estaban entregándole al cliente el contenido prometido en sus botellas de 500 mililitros y 3.000 mililitros.

Las sanciones  para las empresas que incurrieron en la infracción superan el monto de $900 millones, de acuerdo con la entidad dirigida por Pablo Felipe Robledo.

Las compañías que deberán asumir la mayor cantidad de la multa son:  la Comercializadora Lirosoya, con $386,6 millones; Comercar Distribuciones Soyasol (Soy-Alsol), con $123,2 millones; y Grasas y Derivados del Valle con $193,3 millones.

La manzana del árbol no cae muy lejos si se comparan las multas más altas con las empresas que incumplieron en mayor medida con el contenido. En este caso, las que presentaron más diferencias fueron Comercializadora Maxioriente que incumplió con 8% de los mililitros; Comercializadora Lirosoya, 6,6%; Comercar Distribuciones Soyasol, 3,5%, y Cobo Benavides, dueño de la marca Aceite Doña Palma, que vendió productos con 3,4% menos contenido.

De acuerdo con Robledo, Si bien en algunos casos se ha encontrado que hay comerciantes que incumplen con la intención de engañar al consumidor, “en la gran mayoría se deben a que no hacen verificaciones y calibraciones periódicas de los instrumentos de medición que utilizan para empacar sus productos, los cuales se desajustan”.

Las sanciones se dieron como resultado de un proceso de inspección que ubicó a siete de las compañías infractoras en Bogotá; tres, en Cali, y una en Madrid (Cundinamarca).

Entre las once sancionadas hubo dos empresas que obtuvieron multas porque obstruyeron la acción de vigilancia de la Superintendencia. Este fue el caso de Aceite Angelita, ubicada en la capital del país, y Grasas y Derivados del Valle, que tiene su planta en Cali.  El exsuperintendente de Industria y Comercio, José Miguel de la Calle, aseguró que sobre estos casos es difícil evaluar si los empresarios actúan o no de  mala fe.

Lo cierto es que en los procesos de empaque se “puede incurrir en pérdidas, lo que no los exonera de una multa porque los empresarios son responsables de que la cantidad del contenido  prometida sea coincidente con lo que existe en el envase”.

Lo que debe suceder, explicó, es que haya una verificación objetiva por las partes o los actores involucrados.

“Lo más determinante es que este tema de metrología es un capítulo del derecho de protección al consumidor que debe tener información correcta. Cuando se presentan esos faltantes las empresas actúan erróneamente en su deber de información al consumidor”, agregó.

¿Proceden en este caso recursos por parte de las compañías? No. De acuerdo con la SIC ya todas las sanciones quedaron en firme. Por incumplir con los reglamentos técnicos, las últimas cifras arrojaron sanciones por $2.600 millones durante el año pasado, 2% de un total de $115.452 millones.

Las opiniones

José Miguel De La Calle
Exsuperintendente de Industria y Comercio

“En el caso expuesto no se puede corroborar si las empresas actuaron de mala fe, pero esta intencionalidad no los exonera de responsabilidad a la hora de que hayan coincidencias entre la cantidad prometida del producto y la realidad existente”.

Pablo Felipe Robledo
Superintendente de Industria y Comercio

“La SIC hace verificaciones permanentemente en diferentes sectores de la economía. En aceites vegetales para cocina se hicieron 23 entre octubre a diciembre de 2013, de las cuales se derivaron las 11 sanciones que se impusieron”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.