Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Martes, 10 de julio de 2012

Jorge Alberto Vélez Jaramillo, quien se desempeñó como gerente de Aguas de Manizales entre el 2003 y 2004, fue condenado ayer en primera instancia a pagar siete años de prisión por los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento privado.

Además, Vélez Jaramillo deberá pagar una multa cercana a los $ 29 millones .

La sentencia fue proferida por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Manizales bajo el antiguo sistema penal, es decir, bajo la Ley 600.

En el proceso también fue condenado Jorge Eduardo Botero Zuluaga, quien para la época se desempeñó como subgerente administrativo y financiero de la empresa.

La pena para él es de cuatro años por ser el coautor del delito de peculado por apropiación y que podrá pagar en su domicilio.

La multa que le impusieron es cercana a los $9 millones. Es miembro de la junta directiva del Once Caldas.

Ambos fueron inhabilitados de por vida para ejercer cargos públicos. Para la época fueron alcaldes de Manizales Germán Cardona y luego Néstor Eugenio Ramírez.

Indemnizar a Aguas

La condena contra ambos incluye el pago de una indemnización a la empresa Aguas de Manizales. Vélez Jaramillo deberá cancelarle $29 millones 524.678 más intereses por mora.

Este dinero lo tiene que entregar máximo un mes después de ejecutoriada la sentencia.

Por su parte, Botero Zuluaga deberá pagar a Aguas $9 millones 141. 592 más intereses. Este dinero, según la sentencia, es por el concepto de indemnización.

También debe ser pagado en el plazo de un mes. Para el caso de Botero la justicia embargará un bien y solventará la deuda con Aguas.

La investigación contra ambos comenzó en el 2004, luego de que en febrero de ese año la Contraloría de Manizales realizó una auditoría a la entidad.

En ese entonces fue el Juzgado Octavo el que tomó el caso, pero este pasó a principio de este año a ser de adolescentes, por lo se trasladó al Segundo.

En el informe, hecho de la vigencia fiscal del año 2002 y 2003, bajo la dirección del contralor Alirio Mendieta Pacheco, se consignó que la empresa no soportaba debidamente la legalización de los avances y anticipos.

También había préstamos que posteriormente se legalizaban, irregularmente, lo que es violación a la normas de legalización de avances por anticipos para viáticos.

La condena, de acuerdo con el abogado de Jorge Eduardo Botero, José Fernando Ortega sera apelada en los próximos días ante el Tribunal Superior de Manizales, al considerar que para en este caso concreto Botero no cometió ningún delito, sino irregularidades, las cuales, sostuvo, ya prescribieron.

Entre tanto, mientras se estudia una decisión en segunda instancia ambos funcionarios seguirán libres.

Colprensa