Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Miércoles, 24 de mayo de 2017

Esta persona fue señalada erróneamente por el Juzgado 89 de Instrucción Penal Criminal y en su contra crecieron rumores que provocaron incluso que su esposa, Luz Amparo Villa Montoya, fuera amenazada y secuestrada un día entero en mayo de 1990, lo que motivó su exilio en Londres.

No obstante, el 21 de septiembre de 1994 se realizó un operativo en el cual varios uniformados del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad DAS llegaron a la vivienda de Jorge Argiro Tobón Olarte, y procedieron a darle captura por el homicidio de Guillermo Cano.

Ese mismo día, Tobón Olarte fue presentado ante la prensa como el autor del delito referido y con los alias de ‘El pecoso’, ‘El patas’ y ‘El negro Pabón’, para luego ser trasladado a la Cárcel Nacional de Bellavista. Igualmente, le fue retenido el taxi que conducía, que luego fue devuelto totalmente desvalijado a su familia.

No obstante, el 6 de octubre de 1995, luego de la audiencia pública correspondiente, el Juzgado 73 Penal del Circuito de Santafé de Bogotá lo absolvió, decisión que fue confirmada por el Tribunal Superior de Bogotá. Tobón Olarte recuperó su libertad el día 9 de octubre de 1995 y demandó a la Nación.

La Sección Tercera, con ponencia del magistrado Ramiro Pazos, acreditó la responsabilidad de la Nación.

“Así pues, se tiene que aunque el Juzgado manifestó que la absolución se daba en aplicación del principio de indubio pro reo, en su fundamentación advirtió que el señor Jorge Argiro Tobón Olarte no era la persona identificada bajo los alias del ‘Negro Pabón’, ‘Jorge Pabón’ o ‘Jorge Tobón’, configurándose de esta manera, una de las causales objetivas del artículo 414 del Decreto 2700 de 1991 –concretamente la referida a que el sindicado no cometió el delito- y por ende, se depreca la responsabilidad de la Nación representada por la Rama Judicial”, dice el fallo.