Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co viernes, 1 de marzo de 2013

A finales del año pasado, teniendo en cuenta las contingencias que vivía el sector lácteo, Alimentos del Valle S.A- Alival S.A, realizó unos ajustes comerciales a los distribuidores, que implicaban modificaciones en el precio de sus productos.

Esta modificación de sus políticas comerciales generó un desacuerdo con varios de sus distribuidores, quienes sin importar la legalidad de la conducta, solicitaron a una empresa de la competencia llamada Lácteos La Arboleda, la maquila de un producto casi idéntico a la marca Rica Leche de Alival S.A. De manera dramática, Alival empezó a ver mermadas sus ventas diarias de productos en la zona central del país, dado que sus distribuidores habituales estaban colmando su mercado con un producto que para efectos del consumidor, pasaba como el de Alival S.A.

La anterior situación, hizo que la compañía intentara una salida negociada a este problema, contactando a Lácteos La Arboleda para que cesara su conducta.

Según fuentes cercanas a Alival, La Arboleda conocía los productos de Alival, e incluso en algún momento tuvieron negociaciones entre ellos. Sin embargo, no se obtuvo una respuesta satisfactoria, con la que vislumbrara algún tipo de arreglo. Por ello, Alimentos del Valle Alival S.A., solicitó ante la Delegatura de Asuntos Jurisdicionales de la Superintendencia de Industria y Comercio unas medidas cautelares 24 horas, para proteger sus derechos y evitar el grave daño que venía sufriendo.

Estas medidas cautelares consistieron en la orden perentoria para Lácteos La Arboleda de cambiar el empaque de la presentación del producto Rica Dalact, por uno que contenga elementos que lo diferencien del producto Rica Leche. Además ordenó retirar de los circuitos comerciales dentro del término de 10 días, el producto Rica Dalact. Se trata de una norma muy atípica, que busca poner a salvo los intereses de los comerciantes antes de que se inicie el proceso judicial.

Para que ella se pueda aplicar, la Superintendencia exige el cumplimiento de varios requisitos y la prueba inminente de los daños que se están causando, dado que la decisión se toma, sin escuchar a la parte contraria. De acuerdo con ell apoderado de Alival, el abogado Camilo Gómez Riveros, la orden de la Superintendencia de Industria y Comercio va más allá de la defensa de intereses particulares y busca proteger a los consumidores y al mercado de la confusión facilitada con la conducta desleal. Adicionalmente, la decisión no limita la protección a la marca registrada Rica Leche, sino que se extiende a los distintos elementos del Trade Dress (presentacion comercial) del signo, el cual es reconocido por los consumidores.

Laura Rojas Vega, parte del equipo de defensa de Alival, dijo que esta clase de medidas cautelares de 24 horas permiten proteger al afectado durante todo el debate judicial, lo que disminuye el impacto económico de esta clase de conductas. Además la decisión deja a salvo los intereses de Alival, pues solicita que el producto se presente en un empaque diferente, lo que elimina la posibilidad de que la eliminación de una letra o la transliteración, puedan considerarse diferentes por la parte infractora. Al cierre de la edición no se había obtenido respuesta de Lácteos La Arboleda.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.