Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Jueves, 12 de julio de 2012

En el comienzo del juicio disciplinario en su contra, el senador Eduardo Carlos Merlano pidió perdón por sus actuaciones del día 12 de mayo de 2012, cuando fue detenido en presunto estado de embriaguez y se negó a practicar una prueba de alcoholemia.

'Pido perdón al país, al pueblo colombiano por la indignación que ha causado mi conducta. Pido igualmente perdón a toda nuestra Policía Nacional y reivindico su abnegación y su servicio. El perdón va dirigido especialmente al señor general Óscar Pérez que solicitó el retiro de su servicio y a los servidores de la institución que llevaron a cabo el operativo', dijo Merlano.

Igualmente, aseguró que solo invoca para sí derechos procesales. De la misma manera, el parlamentario instó a los niños a cumplir la ley y afirmó que cumplirá la sanción que le sea interpuesta.

Tras su intervención, sus abogados Héctor Alfonso Carvajal Londoño y Luis Carlos Torregrosa Diazgranados, solicitaron la nulidad del proceso argumentando errores procedimentales.

Previamente, la defensa había considerado que la Procuraduría General de la Nación debía haber solicitado los testimonios del ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, y al director de la Policía por considerar que se debe explicar por qué algunos de los patrulleros que lo detuvieron fueron condecorados.

'Considero necesario indagar tanto al director de la Policía, general José Roberto León Riaño y al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, para que expliquen si antes de condecorar a los policiales se constató que el procedimiento adelantado por éstos se hubiera llevado conforme a la orden de servicios impartida para el operativo específico en que resultó involucrado el senador Merlano o si fueron engañados sobre tales resultados', señaló el defensor. Igualmente, consideró la defensa que los testimonios deben escucharse para establecer si el procedimiento disciplinario que se adelantó contra los patrulleros terminó con un acto administrativo definitivo y si, 'conforme a ellos, se podía concluir que eran merecedores de esos honores'. 'Para que expliquen igualmente si estando enterados de la existencia de la indagación de la Procuraduría, ¿porqué razón no esperaron sus resultados?', agregó la defensa reiterando un supuesto maltrato por parte de los patrulleros, contrario a lo que estableció la Procuraduría en el pliego de cargos. Esta petición de la defensa fue introducida en un memorial en el que además solicitaba que fuera el propio Procurador General, Alejandro Ordóñez, quien asumiera el proceso contra el senador, la misma que fue negada por improcedente. La solicitud señalaba que Ordóñez debía asumir la investigación debido al fuero de Merlano como senador, y agregaba críticas por el archivo de la investigación disciplinaria contra del entonces comandante de la Policía de Barranquilla, general Óscar Pérez, quien luego renunció por este escándalo. Sobre este punto, la Procuraduría señaló que la actuación del general Pérez de llamarles la atención a los patrulleros que detuvieron a Merlano fue inducida a error 'por un mal informe' y que se comprobó en la indagación preliminar que el oficial no influyó en los patrulleros en ningún momento en el operativo.En audiencia presidida por el procurador Juan Carlos Novoa, Merlano fue señalado de haber influido en miembros de la Policía de Barranquilla 'valiéndose de su investidura para que no se continuara con el procedimiento' que llevaban a cabo los uniformados.

Para la Procuraduría, el senador Merlano violó los principios de la moralidad pública debido a que como 'alto dignatario dio mal ejemplo a la sociedad con su conducta y al ser mal ejemplo, considera que pudo haber violado principios de la función pública'. En el pliego de cargos se establece 'la efectiva e indeclinable intromisión del disciplinado, valiéndose de la condición de senador para evitar que los uniformados continuaran con el procedimiento. Además, fue una de las varias acciones tendientes a intimidar, amenazar y doblegar la voluntad de los uniformados, con tal que no le inmovilizaran el vehículo'.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.