Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co Viernes, 27 de julio de 2012

Las empresas tienen la libertad de competir comercialmente. Sin embargo, muchas compañías pueden incurrir en un comportamiento anticompetitivo, con el fin de aumentar sus ingresos o eliminar a sus adversarios.

En la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), cursa un caso por competencia desleal entre Polylon S.A. y Loplast S.A., ambas fabricantes y comercializadoras de espumas de polietileno.

Polylon, demanda a Loplast, quien es su competencia directa, por accionar de manera deshonesta al contactar a unos de los trabajadores su compañía y acceder a información confidencial de la empresa, que después sería utilizada para afectar sus ganancias.

La empresa demandante, afirmó que Loplast actúo de manera desleal al contactar a varios de sus empleados importantes del área comercial y de producción, con el fin de que terminaran la relación contractual con la empresa y se vincularan a su compañía.

La sociedad, afirmó que dichos trabajadores contaban con información valiosa con respecto a la lista de clientes, proveedores, catálogo de precios y estrategias de mercadeo, producción y comercialización, que trajo como consecuencia el retiro de cinco de sus mejores clientes,

Plásticos de la Sabana Ltda., Altacol Norventas S.A., Texturas y MaticesS.A.,José Genir Martínez y Ana Gladis Rodríguez.

 

Además, Polylon aseguró que Loplast ha incidido en la imitación de sus productos, elaborándolos con las mismas dimensiones que la empresa usa e identificándolos con palabras que generan confusión en los clientes, como es el caso de Thermofoan, (Polylon) y Termofoan y Polyfoam(Loplast). La SIC, de acuerdo con las pruebas y testimonios presentados, determinó que Loplast S.A.

incurrió en actos de competencia desleal de desorganización, confusión y explotación de la reputación ajena, por lo que condenó a dicha empresa a pagar a favor de Polylon S.A. la suma de $930.620.474. Sin embargo, Loplast apeló la decisión de la SIC por medio del cual se impuso la sanción.

LR habló con Marianeli Villamizar, directora del área legal de SPI Américas, la firma de abogados encargada de defender a la empresa demandante, quien afirmó que es importante que las compañías protejan su competencia y actúen de forma legal y leal. 'En este caso Loplast no actúo con una buena fe comercial, su forma de proceder incurre en el caso de competencia desleal por desorganización empresarial y engaño, por lo cual debe pagar la indemnización asignada', señaló Villamizar.

 

Por su parte, el abogado Ignacio Cantillo, afirmó que el tema de la indemnización es lo menos importante en estos casos de comportamiento desleal, puesto que lo realmente preocupante es la sanción moral que recae sobre la buena imagen de la compañía. Por ahora, Polylon, que participa en el mercado mediante la utilización de las marcas Polylon, Yumbolon, Thermolon, Ductolon, Plastilon, Polyfoam y Thermofoam, está a la espera de que la Superintendencia resuelva el recurso interpuesto.

Al cierre de esta edición, no se había obtenido respuesta por parte de la compañía demandada.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.