Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co miércoles, 7 de octubre de 2020

Luego de que el fin de semana pasado los citados se adjudicaran el asesinato de líder conservador una vez las Farc lo reconocieron

Luego de que el fin de semana Rodrigo Londoño Echeverry y el senador Julián Gallo Cubillos se adjudicaran el asesinato de líder político Álvaro Gómez Hurtado, la Fiscalía y la JEP decidieron llamarlos a indagatoria juramentada sobre dicho asesinato.

"En cumplimiento del deber constitucional de investigar delitos, La Fiscalía General, continuará con la práctica de pruebas, tendientes a esclarecer los hechos, los autores o partícipes donde falleció el doctor Álvaro Gómez Hurtado y su asistente José Huertas, en consonancia con el principio de colaboración armónica que debe existir entre las instituciones del Estado", dijo el ente acusador en un comunicado de dos puntos.

Por su parte, la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la JEP acordó llamar a aportar verdad a versión voluntaria a los comparecientes Rodrigo Londoño Echeverri y Julián Gallo Cubillos.

Igualmente, solicitar a la Fiscalía General de la Nación la ampliación de los informes presentados sobre los delitos cometidos con ocasión y en desarrollo del conflicto armado. Además, convocarán a las víctimas de los mencionados casos para informarlas sobre los procedimientos a seguir.

Todo esto, luego de que a través de un comunicado, ocho dirigentes de las Farc que son: Rodrigo Londoño, Milton de Jesús Toncel, Jaime Alberto Parra, Juan Ermilo Cabrera, Pablo Catatumbo, Julián Gallo, Pastor Alape y Rodrigo Granda, confirmaran su responsabilidad sobre el homicidio del diligente político.

"Reconocemos que fue un error haber asesinado a un político de la talla de Álvaro Gómez Hurtado. Hemos leído sus biografías y hoy sabemos que su contribución a la paz del país habría sido fundamental. Pero la guerra nubla la mirada del futuro y solo permite ver la realidad en blanco y negro y dividirla en amigos y enemigos", señalaron en el comunicado.

Los exjefes de las FARC afirmaron que, ante la JEP, van a explicar por qué Gómez Hurtado era considerado por esa organización como un "objetivo militar y un enemigo de clase" que representaba a quienes les habían declarado la guerra. También prometieron explicar más allá de las razones de "conveniencia" y "vergüenza", por qué decidieron callar el crimen durante todos estos años.

"No pretendemos escudar nuestra responsabilidad en la larga confrontación armada o atribuir la decisión a quienes hoy no nos acompañan. Queremos que la familia de Gómez Hurtado y el país conozcan toda la verdad, sin intermediarios ni interpretaciones que obedezcan a agendas que no sean las de la verdad plena", agregaron.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.