Colprensa Jueves, 11 de septiembre de 2014

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo que en el país no puede haber espacio para la violencia, al conmemorar 41 años del golpe militar que significó el derrocamiento del mandatario socialista Salvador Allende.

‘En Chile no hay, ni puede haber espacio para la violencia, para el miedo o el temor”, dijo Bachelet en alusión al atentado perpetrado contra un comercio dentro del metro de Santiago, en una emotiva ceremonia en el Palacio de la Moneda. Precisamente la sede del Ejecutivo hace 41 años fue bombardeada por la aviones de la Fuerza Aérea de Chile y desde tierra por tanques del Ejército, en el marco de una asonada militar a cargo del general Augusto Pinochet que acabó con la vida de Allende.

En el acto al que asistieron los ex presidentes Ricardo Lagos y Eduardo Frei Ruiz Tagle, se hizo un especial recuerdo a las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos durante el régimen militar (1973-1990), en una relación que se estableció con el atentado de hace tres días. “No estamos dispuestos a permitir que la cultura de paz sea atropellada, abusada, o menospreciada por nadie. Condenamos todo hecho que no respete la vida humana”, comentó la jefa de Estado. El atentado mediante la instalación de una bomba en un basurero en un centro comercial subterráneo aledaño a una estación del Metro de Santiago generó un impacto nacional, en una sociedad no habituada a este tipo de acciones. En ese sentido y al término de la ceremonia, el ex presidente Lagos expresó su conmoción por el suceso. “Aquéllos que creen que con bombas van a construir algo no entienden que están destruyendo el alma más profunda de todos los chilenos”, dijo Lagos.

Para el ex mandatario socialista “lo que ha ocurrido el lunes merece el repudio de todos y todas, y requiere la unidad de todos los chilenos y chilenas para enfrentarlo”. No es aceptable que haya hechos de violencia. Se luchó mucho para vivir en democracia, donde se escuche la voz de la ciudadanía a través del diálogo civilizado”. La ceremonia se da en un contexto de ingentes esfuerzos desde el gobierno y las policías para dar con los autores del atentado.