Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co martes, 14 de marzo de 2017

En entrevista con medios locales, Roberto Prieto señaló que él,  efectivamente, “ordenó los afiches con plata de Odebrecht, eso quedó claro”, por lo tanto, “acepto el error, pero no puedo aceptar que el costo político lo pague (el presidente) Santos”. 

En su defensa al presidente, el gerente de la campaña Santos Presidente 2014, explicó que “el comité debe aceptar que fue irregular y que hicimos quedar mal al Presidente”. 

Para el analista político Carlos Arias, “que Prieto salga a decir que el Presidente no lo sabía, demuestra que hay un manejo desde la Casa de Nariño de este tema, pero es algo que ya se le salió de las manos a Santos, ni siquiera desde ahora, sino desde el principio del caso”. 

Horas después de la entrevista de Prieto, el Jefe de Estado, a través de su cuenta de Twitter, buscó separarse de estos actos y, en un video de un minutos y 12 segundos, lamentó “profundamente” el caso y ofreció disculpas a los colombianos, reiterando que esto “nunca debió suceder”. 

Santos manifestó que no sabía de estas operaciones y que, por el contrario, se acababa de enterar del ingreso de estos dineros a su campaña, por lo que no autorizó, ni tuvo conocimiento de esas gestiones, las cuales se hicieron “en directa violación de las normas éticas y del control que exigí para la campaña”.

El Jefe de Estado también  hizo un llamado a las autoridades para que investiguen las actuaciones de su administración y sancione a los responsables de cualquier acto de corrupción.   

 Sin embargo, Prieto admitió los hechos, afirmando que “la irregularidad es evidente. Está claro que hubo parte de un equipo financiero que se acercó a Odebrecht para buscar financiar unos afiches”. 

Dichos afiches son 2 millones de piezas publicitarias elaboradas por Impressa Group  que valían US$400.000  y que fueron pagados por la empresa brasileña. 

Una de las personas que salió salpicada en las declaraciones de Roberto Prieto fue Santiago Rojas, ahora director de la Dian, pues él fue el gerente de la campaña de Santos de 2010, por lo que su papel quedó cuestionado, de tal forma que el funcionario convocó a una rueda de prensa en la que aclaró que no conoció del ingreso de ese dinero  mientras estuvo en la dirección la campaña. 

“Estos recursos no fueron informados por ningún miembro de la campaña a la gerencia de la misma y por lo tanto no ingresaron de acuerdo con los procedimientos establecidos”, manifestó Rojas. Y agregó: “quiero reconocer públicamente que he trabajado con el presidente Juan Manuel Santos desde 1992 y puedo dar fe que todas sus actuaciones se rigen por la rectitud, con apego a los criterios legales y éticos”. 

Interbolsa habría dado dinero 

Otro de los nuevos actores que entró a la novela Odebrecht es la firma Interbolsa, que tiene a sus principales directivos investigados por las autoridades por desfalco. 

Según se conoció, Prieto le habría solicitado US$150.000 a Rodrigo Jaramillo, expresidente de Interbolsa, para saldar unas deudas en publicidad que habían quedado de la misma campaña (2010). 

El problema en este punto es que el dinero fue registrado en los libros de contabilidad de la empresa, pero no en los de la campaña, aunque como ya pasaron más de tres años del delito, ya prescribió.

Sin embargo, Jorge Arabia, testigo del caso Interbolsa, aseguró que no conoce a Prieto y que no se giró ese dinero.

La campaña de 2014

Otro de los temas que tocó el gerente de la campaña de reelección de Santos, fue la supuesta entrega de US$1 millón de Otto Bula a su amigo Andrés Giraldo en una cafetería de Bogotá. “No es cierto, no recibí ese dinero”, y agregó que “el US$1 millón que me atribuyen es una infamia”. De igual forma reiteró que lo que se declaró fue lo que recibió y que la constructora brasileña, después de 2010, no se volvió a meter.  

El analista Arias sostuvo que  “lo que sucedió no solo es grave para Prieto, sino para la reputación de la institucionalidad colombiana. La credibilidad en los dirigentes políticos queda por el piso”. 

Antecedentes

La semana pasada la  Procuraduría inició indagación preliminar sobre los múltiples y cuantiosos contratos celebrados por varias entidades del Estado con MarketMedios. Entre las entidades indagadas, se encuentra la Registraduría, que firmó un contrato por $1.970 millones con la firma para difundir asuntos relacionados con el pasado plebiscito. 

Las opiniones 

Carlos Arias
Analista político

“Lo que sucedió con las declaraciones de Prieto, no solo es grave para él, sino para la reputación del Gobierno y de la institucionalidad colombiana. La credibilidad en los dirigentes políticos queda por el piso”. 

´Pedro Medellín
Consultor político

“El Gobierno está muy acosado por los hechos. Mi impresión es que el Gobierno no ha sabido manejar esta situación, aunque Prieto ha tenido el valor civil de asumir y decir la verdad de los hechos”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.