Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Nathalia García - ngarcia@larepublica.com.co miércoles, 26 de junio de 2013

En la última semana, dos hechos completamente distintos han generado controversia entre los diferentes sectores políticos y sociales del país.

Por un lado, la elección del expresidente Álvaro Uribe como el colombiano más representativo de la historia del país en un concurso organizado por el Canal History Channel y, por otro lado, los acontecimientos alrededor de la revocatoria del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

El primero encendió la polémica por varias razones. Muchos personajes de la vida pública y no pública criticaron los motivos que llevaron a que los nacionales seleccionaran a Uribe como el “Gran Colombiano” cuando competía contra 124 personalidades del mundo del arte, la política, la ciencia y el periodismo, que no solo son ampliamente reconocidos, sino también han mantenido sus nombres lejos de escándalos de violación de derechos humanos.

Según Laura Díaz, socióloga de la Universidad del Rosario, es necesario analizar el perfil de las personas que votaron para entender sus motivaciones. “Dado que el concurso fue por internet, es probable que de los 1,1 millones de sufragios, una buena parte corresponda a jóvenes o adultos jóvenes que están marcados por la coyuntura histórica y política relativamente reciente en la que el ex presidente, independientemente de las opiniones a favor o en contra de sus actuaciones, ha sido el protagonista”.

El otro proceso cuestionado es el de las firmas presentadas ante la Registraduría, como apoyo a la iniciativa líderada por el representante Miguel Gómez, para que el Registrador Nacional convoque a una revocatoria del mandato del alcalde Petro.

“Es cierto que la Constituyente de 1991 hizo el proceso de revocatoria y que cualquier ciudadano es libre de emplearla, pero ante la dificultad de llevarla a cabo, vale la pena cuestionar si la Nación debe gastar un presupuesto en unas elecciones que tienden a fracasar y más teniendo en cuenta que históricamente estos procesos solo han tenido éxito en los municipios”, plantea Camilo Fajardo, profesor del Programa de Ciencia Política del Politécnico Grancolombiano,.

Para Fajardo es difícil que un mínimo del 55% del total de personas que votaron por Petro como Alcalde, salgan a votar ahora por su revocatoria, debido a la pobre cultura electoral que tiene el país la que se reflejó también en las pasadas consultas internas de los partidos políticos.

Pero las elecciones de los ciudadanos frente a la elección de Uribe o la necesidad de una revocatoria de Petro no han sido las únicas con contradicciones. Ayer el secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Alfonso Jaramillo, aseguró que el alcalde mayor está esperando a que la revocatoria de mandato llegue a las urnas para que sea el pueblo el que decida si debe continuar o no con su gestión.

Esta posición del mandatario distrital a favor de la revocatoria se da paradójicamente un día después que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca anunciara un fallo a su favor, gracias a una tutela interpuesta para apelar por “el debido proceso administrativo, y los derechos de defensa y contradicción de la prueba inherentes al mismo” con el que se autorizó a la Registraduría a entregar en las siguientes 48 horas las firmas para su verificación. Si las cosas salen adelante, los comicios en la capital se cumplirán en octubre y 1.200.000 deberán participar.

Las opiniones

Camilo Fajardo
Profesor Politécnico Grancolombiano

Dada la poca cultura electoral en el país que se ha reflejado en distintas elecciones, difícilmente se alcanzará el porcetaje mínimo de votantes que se requiere para que tenga validez el proceso de revocatoria del Alcalde.

Laura Díaz
Socióloga Universidad del Rosario

La elección de Uribe puede estar determinada por el perfil de los sufragantes quienes han estado marcados por la coyuntura histórica y política, relativamente reciente, en la que él ha sido el protagonista.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.