Procuraduría

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co jueves, 12 de noviembre de 2020

Se encontraron irregularidades en la contratación con empresas inhabilitadas por evasión de impuestos

La Procuraduría General de la Nación informó que sancionó con suspensión de 10 meses al expresidente de Coljuegos, Rodrigo Vélez, por irregularidades al suscribir negocios jurídicos con empresas que se encontraban inhabilitadas para celebrar contratos de concesión de juegos de suerte y azar u obtener autorizaciones para explotarlos u operarlos.

Por lo que según el órgano de control, la suspensión de 10 meses impuesta al expresidente de Coljuegos se convertirá en salarios de acuerdo a lo devengado por el disciplinado para la época de los hechos, es decir, $151,5 millones.

En fallo de primera instancia, la Procuraduría estableció que el directivo incurrió en falta disciplinaria al suscribir el Otrosí No. 1 del negocio jurídico C1014 del 23, de agosto de 2013, con el operador J.E. Ltda, y celebrar el Contrato de Concesión C1187, del 13 de noviembre de 2013, con la sociedad Empresarios de Apuestas Permanentes del Tolima S.A., sin tener en cuenta que habían sido declarados responsables por evadir el pago de derechos y explotación de juegos de suerte y azar.

La Procuraduría recordó que dicha prohibición está dispuesta en el artículo 10 de la Ley 643 de 2001, modificado por el artículo 20 de la ley 1393 de 2010, que prevé que están inhabilitadas para celebrar contratos de concesión “las personas naturales y jurídicas que hayan sido sancionadas por evasión tributaria, mediante acto administrativo o sentencia judicial”.

Para el órgano de control, el disciplinado incumplió esta normatividad, toda vez que Etesa, empresa Territorial de Salud, multó a la empresa J.E. Ltda el 25 de junio de 2009, y la Dian a la sociedad Seapto S.A. el 10 de mayo de 2012.

La entidad, encontró que Vélez Jara actuó con irrespeto por las normas que protegen la moral, que están íntimamente relacionadas con el manejo pulcro, transparente, diligente y cuidadoso de la actividad administrativa, y permite que los ciudadanos mantengan la confianza en sus instituciones y en los servidores que las representan.

Agregó que la responsabilidad en la dirección y manejo de la contratación de Coljuegos radicaba exclusivamente en el jefe o representante legal de la entidad, quien no podía trasladarla a juntas, consejos directivos o comités asesores, y menos aún a funcionarios operativos.

La Procuraduría calificó definitivamente la falta del expresidente como gravísima a título de culpa grave, por inobservancia del cuidado necesario que cualquier persona del común imprime a sus actuaciones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.