Colprensa

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Viernes, 18 de agosto de 2017

En medio de las investigaciones por el caso Odebrecht.

Hace unos días, el expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo, no aceptó los cargos que la Fiscalía le imputó por su presunta participación en la red de sobornos de la multinacional Odebrecht para quedarse con el contrato de la Ruta del Sol II; sin embargo, para la Procuraduría General de la Nación es evidente que el ejecutivo está envuelto en el escándalo de corrupción.

Por tal razón, José Bustos, procurador delegado del caso, le solicitó al juez Segundo de Control de Garantías que dicte medida de aseguramiento en contra de Melo, ya que las pruebas suministradas por la justicia de Estados Unidos y los testimonios de exdirectivos de la constructora brasileña demuestran su participación en esta red. “Permitir que permanezca en libertad puede representar un obstáculo para el normal desarrollo del proceso”, dijo.

Además, el Ministerio Público explicó que el expresidente de Corficolombiana tuvo que haber dado el visto bueno para el pago de US$6,5 millones a Gabriel García Morales, pues sin este, Odebrecht no habría podido hacer el pago, debido a la participación accionaria de Episol, filial de dicha firma, en el consorcio a cargo de las obras.

“Después, en el desarrollo del contrato, una persona designada en Episol encontró pagos cercanos a $18.000 millones que no tenían justificación por lo que acudió a Melo, quien dijo que tocaba pagarlo”, aseguró el delegado de la entidad, quien, por otra parte, agregó que “existe prueba suficiente de que ese dinero se pagó y existen elementos materiales que permiten inferir que la intervención del señor José Elías Melo, en su condición en Corficolombiana” es muy probable que haya tenido ocurrencia.

Cabe mencionar que la Fiscalía General ya le había solicitado al juez que enviara a Melo a prisión, al considerarlo un peligro para la sociedad.