Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co miércoles, 5 de agosto de 2020

​La última Asamblea se llevó adelante en 1990 gracias a un movimiento estudiantil, llamado "Todavía podemos salvar a Colombia"

El día de ayer la senadora Paloma Valencia pidió ante la plenaria del Senado que se lleve adelante una Asamblea Constituyente con el fin de que se dé paso a una corte única que unifique los altos tribunales actuales.

“Se necesita una constituyente para crear una corte única que permita unificación, claridad y anule el sentimiento de trampa que muchos colombianos piensa. Una sola corte con magistrados íntegros donde no haya ninguna puerta giratoria con la política y que renuncien a cualquier vínculo electoral”, expresó la senadora Valencia.

Una Asamblea Constituyente es una reunión nacional de representantes populares que tiene como objetivo el acordar las reglas que regirán, en el futuro, la relación entre gobernantes y gobernados, básicamente tiene como función redactar la nueva constitución.

El director Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, Kenneth Burbano Villamarin, explicó que la Constitución prevé que la misma pueda ser reformada por el Congreso, mediante acto legislativo por medio de una asamblea constituyente o por el pueblo mediante referendo.

“Dado que las constituciones tienen vocación de permanencia su reforma debe corresponder a especiales necesidades de orden político, económico y social, que no se puedan solventar con la ley o que el momento histórico o el significativo cambio en la sociedad así lo imponga. Por tanto, el reformismo constitucional por posiciones partidistas o según los intereses de los gobernantes de turno, genera inestabilidad institucional e inseguridad jurídica”, resaltó Burbano.

​ La última Asamblea en Colombia se llevó adelante en 1990 tras un movimiento estudiantil, llamado "Todavía podemos salvar a Colombia" creador de la propuesta llamada la Séptima papeleta, el cual consiguió que se contara extraoficialmente un voto extra en las elecciones parlamentarias de marzo, solicitando una consulta popular para la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Esto fue tenido en cuenta por la Corte Suprema de Justicia, con lo cual permitió que en las elecciones en diciembre de 1990 se eligiera a los 70 delgado a la Asamblea que llevaría adelante la Constitución del 91.

Hay que tener en cuenta que para una Asamblea se necesita de una ley aprobada por la mayoría de los miembros de Senado y Cámara; el Congreso podrá disponer que el pueblo mediante votación popular decida si convoca a la Asamblea Constituyente; que se hará solo cuando al menos una tercera parte de los integrantes del censo electoral así lo aprueba y la misma debe ser elegida por el voto directo de los ciudadanos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.