Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Sábado, 10 de marzo de 2018

Dos consultas se concentran en la jornada para saber cuáles serán los candidatos que se arrojarían para la izquierda y derecha

Este domingo la carrera por la Presidencia de la República tendrá por fin el partidor completo, cuando los colombianos elijan en las consultas interpartidistas quiénes serán los candidatos de las alianzas de izquierda y derecha, aspirantes que –según las más recientes encuestas– podrían liderar la intención de voto para ocupar la Casa de Nariño a partir del próximo 7 de agosto.

Por el lado de la izquierda, habrá un pulso entre exalcaldes: el de Santa Marta, Carlos Caicedo, y el de Bogotá, Gustavo Petro. Este último, según las encuestas y los cálculos electorales, es el más opcionado para vencer en la consulta.

Por el lado de la derecha, la puja está entre tres representantes de peso de la campaña por el ‘NO’ en el plebiscito sobre los acuerdos de paz: el exprocurador Alejandro Ordóñez, la exministra Marta Lucía Ramírez y el senador del Centro Democrático Iván Duque. En esta consulta, nada está escrito aún y podría haber sorpresas.

LOS PRECANDIDATOS DE LA DERECHA

MARTA LUCÍA RAMÍREZ

Es una abogada de la Universidad Javeriana y durante su vida ha ocupado altos cargos públicos en el país siendo una de las mujeres referentes en la política nacional. En 1998 fue Ministra de Comercio Exterior, cargo en el que diseñó las bases de una política industrial exportadora. Para el 2002 asumió como embajadora en Francia, de donde regresó para convertirse, en el Gobierno de Álvaro Uribe, en la primera Ministra de Defensa que ha tenido el país, siendo una de las encargadas de diseñar la política de seguridad democrática.

Cuatro años después, fue elegida senadora, desde donde quiso dar un salto político para llegar a la Presidencia, pero perdió con Noemí Sanín en la consulta conservadora. Sin embargo, en el 2014,  fue la candidata presidencial por esta colectividad y obtuvo la tercera mayor votación de los comicios con cerca de 2 millones de votos, lo que le permitió convertirse en un referente de la derecha en los últimos años.

Ha sido crítica del Acuerdo de Paz con las Farc junto con el expresidente Andrés Pastrana y el año pasado postuló su nombre para ocupar la Casa de Nariño por el movimiento significativo de ciudadanos ‘Por una Colombia, Honesta y Fuerte’. Tras tener unas diferencias con el precandidato Alejandro Ordóñez, accedió a participar en la consulta interpartidista de este domingo junto a Iván Duque.

Para el docente de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado Carlos Andrés Arias, la fortaleza de Marta Lucía Ramírez “es la experiencia en el conocimiento institucional que tiene frente a otros candidatos. Además, tiene una mayor dimensión para generar consensos entre la derecha y otros matices respecto a los contendores que participarán en la consulta”.

Con esta postura concuerda Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, quien asegura que es una candidata que tiene bastante experiencia y  “le ha ido bien en sus pasadas aspiraciones a la Presidencia, las cuales la han conectado con la opinión pública y por eso tiene un importante apoyo de voto de opinión”.

Frente a las debilidades, Arias señala que la puede afectar el estigma que tiene de ser la candidata de Andrés Pastrana y esto “le genera una imagen negativa por los vicios políticos tradicionales que él representa. Esa sombra la afectaría no solo para la consecución de votos sino para el desarrollo de una posible candidatura en caso de que gane la consulta interpartidista”.

Por su parte, Basset señala que Ramírez está en una situación desfavorable porque “no tiene el apoyo de la clase  política, como sí lo tiene su principal adversario que es Iván Duque, y eso le representa un limitante en esta campaña”.

ALEJANDRO ORDÓÑEZ MALDONADO

Es un abogado de la Universidad Santo Tomas de Bucaramanga, en donde tuvo una formación que le permitió construir una concepción religiosa que pregona constantemente en su discurso, dándole importancia a las tradiciones católicas y a la defensa de la familia. Estas posturas lo han enmarcado en un espectro ideológico de derecha dura representada en una parte del partido Conservador.

Dentro de su experiencia está ser concejal de Bucaramanga por esa colectividad, conjuez, magistrado y presidente del Tribunal Administrativo de Santander. Asimismo, en el año 2000 fue consejero de Estado.

Pero sin duda Colombia lo conoció con su gestión como Procurador General de la Nación, donde mostró ser un hombre directo en sus palabras al que no le importa generar controversias por sus posturas. En el Ministerio Público tuvo acérrimas críticas contra el Acuerdo de Paz, la ideología de género y tomó muchas decisiones contra políticos de todo el país.

Salió del Ministerio Público en medio de una polémica luego de que la Corte Suprema de Justicia anulara su reelección en el cargo. Meses después anunció su aspiración presidencial por el movimiento significativo de ciudadanos ‘La Patria de Pie’ con el que le avalaron 841.460 firmas.

De acuerdo con el analista Carlos Arias, uno de los puntos favorables de este candidato es que es el que más conoce el sistema de justicia en el país. “Es la persona que mejor conoce de los tres precandidatos la justicia colombiana porque su construcción política y profesional viene desde las cortes. Además, a pesar de ser controvertido y radical en sus posiciones, las personas y la política en general saben a qué atenerse con él, porque no va a traicionar sus posturas ideológicas con las que ha construido su identidad política”.

En ese sentido, el también analista Yann Basset señala que Ordóñez está compitiendo no tanto para ganar esta campaña sino más bien está jugando a tratar de mostrar fortaleza con unas perspectivas en el futuro para la derecha colombiana. “Su fortaleza es que tiene un discurso radical y vertical con el que puede atraer a un franja de extrema derecha del electorado”.

Las debilidades que tiene este precandidato, según Arias, es que debido a sus posiciones, representa unos ejes radicales que en el país tienen muy poca cabida y “a pesar del plebiscito, Colombia no ha tomado unas posiciones radicales frente al acuerdo de paz como las que ha planteado Ordóñez y su gran negativo estaría en que ha propuesto deshacer los acuerdos, a pesar de que hay un consenso en querer la paz en el país”.

Por su parte, Basset considera que su limitante es que es el candidato de nicho del electorado radicalizado y “le será muy difícil atraer votantes distintos a este sector y no es un candidato que tenga la oportunidad de ganar porque se limita a un sector radicalmente politizado”.

IVÁN DUQUE

Es un abogado bogotano de la Universidad Sergio Arboleda, hijo del exministro y exgobernador de Antioquia Iván Duque Escobar. Desde muy joven ha ocupado importantes cargos en el país y en organismos internacionales. Fue gerente de la división Cultural y de Innovación del grupo del Banco Interaméricano de Desarrollo (BID), donde lideró todo el tema referente a “La Economía Naranja”.

Por invitación del expresidente Álvaro Uribe decidió participar en las elecciones parlamentarias del 2014, en donde salió elegido Senador de la República. Desde el Congreso ha sido una de las figuras más representativas del Centro Democrático y se ha destacado por el manejo de temas económicos y jurídicos.

Para el docente del Externado Carlos Arias, Duque es una persona muy consecuente y sabedora del discurso político, “sabe del tema económico, esto implica que sus propuestas de políticas públicas sean muy consecuentes y no tan radicales como podría pasar con los demás aspirantes”.

Por su parte, Yann Basset señala que una de sus ventajas es que tiene el apoyo de un partido organizado y con muchos políticos en las regiones, lo que le permite tener maquinaria, además “tiene el apoyo de Álvaro Uribe que es uno de los principales referentes políticos del país y ha venido haciendo campaña con él y eso es una enorme ventaja dada la popularidad del expresidente, con el que consigue votos que le llegan directamente”.

Una opinión un poco contraria tiene Arias, quien considera que la figura del expresidente lo podría afectar y beneficiar al mismo tiempo,  por lo que sería un arma de doble filo para estas elecciones.

“Para la consulta es muy valioso que él sea el candidato de Uribe, porque de otra forma no podría llegar a ganar, pero claramente la figura del expresidente le puede afectar después del 12 de marzo, porque es una político que polariza el discurso electoral y no logra generar consensos, eso llevaría a que algunos electores no voten por él a pesar de que sus propuestas sean conciliadoras”.

Frente a sus debilidades, Basset indica que es un candidato muy poco conocido y quizás su discurso puede ser distinto al de su partido y al del mismo Uribe, “sobre todo cuando habla de temas económicos y sociales, y eso introduce cierta disonancia que podría introducir dudas sobre el electorado si verdaderamente es un candidato 100% uribista”.

LOS PRECANDIDATOS DE LA IZQUIERDA

CARLOS CAICEDO

Es un abogado de la Universidad Nacional de Colombia y fue promotor de la séptima papeleta en la constitución de 1991. Asimismo, fue rector de la Universidad del Magdalena y exalcalde de Santa Marta, en donde tuvo una administración que en general fue bien percibida por los ciudadanos.

En marzo del año pasado, anunció su intención de aspirar a la Presidencia de la República por el movimiento significativo de ciudadanos ‘Fuerza Ciudadana’, con el que le fueron avaladas 885.599 firmas para su candidatura. A comienzos de este año, llegó a un acuerdo para participar en la consulta interpartidista con los candidatos Gustavo Petro y Clara López, esta última desistió en las últimas semanas de participar en este mecanismo.

Para Carlos Arias, la gran fortaleza de Caicedo es que es una figura fresca, que renueva el espectro político del Caribe colombiano que siempre ha estado asociado a figuras de la centro-derecha, pero “tiene una gran oportunidad a futuro y por eso él, muy hábilmente, se lanza y llega a esta instancia para poder ser una figura relevante en las elecciones del 2020 o en las de los próximos años”.

Yann Basset, por su parte, considera que Caicedo no es un candidato muy reconocido a nivel nacional y sí lo es a nivel local, por haber sido alcalde de Santa Marta. “Realmente esto no le representa muchas fortalezas en la consulta, pero este escenario le servirá para darse a conocer más en el país y para tratar de jugar un papel en compañía de Gustavo Petro, quizás como vicepresidente, o para tratar de tener un rol en la izquierda hacia futuro”.

Otra de sus desventajas, según Arias, es que los vicios de la política que él tanto critica también están enquistados dentro de su movimiento electoral, “pero su gran negativo es que nunca dejó de ser el alterego de Petro y en el imaginario político queda que lo que se hizo con esta consulta fue una jugada política”.

GUSTAVO PETRO

Exmilitante del M19, exsenador y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro ha sido un reconocido político de izquierda en el país, especialmente por sus denuncias contra el paramilitarismo y la corrupción, aspectos que le permitieron ser uno de los congresistas más sonados de los últimos años.

En el 2010, aspiró a la Presidencia de la República teniendo la cuarta mayor votación de esas elecciones. Desde allí saltó a la Alcaldía de Bogotá, en donde terminó una administración que estuvo enmarcada por una serie de controversias y polémicas, principalmente por la implementación de políticas públicas y por su destitución como mandatario, decisión que logró reversar para terminar su mandato.

A inicios del año pasado, anunció su candidatura a la Presidencia por el movimiento ‘Colombia Humana’ y desde entonces ha venido liderando varias encuestas de intención de voto, sorprendiendo a muchos sectores. De allí llegó a un acuerdo para participar en la consulta interpartidista de este domingo, en donde tiene, según las encuestas, las mayores posibilidades de ganar.

El analista Carlos Arias señala que este candidato es uno de los políticos más importantes de Colombia y “tiene varios aspectos positivos como el perfecto manejo del discurso político y el conocimiento técnico en términos económicos y de la dinámica política del país”.

Con Arias coincide Yann Basset, quien asegura que Petro es un político muy hábil que ha sorprendido en esta campaña presidencial, a pesar de haber salido de la Alcaldía de Bogotá con una popularidad muy baja.

“La verdad es que ha dado una gran sorpresa al estar liderando en las encuestas y esto se debe a su habilidad política, a su facilidad de manejar el discurso y el desempeño en los debates que le ha permitido conectarse con el electorado, logrando sintonizar con algunos temas. Esto es una ventaja enorme en una elección presidencial”, indica Basset.

Para Arias, una de sus grandes debilidades es que no ha logrado aterrizar sus propuestas, lo que le ha generado cierto rechazo en algunos sectores que ven en ellas unas posturas populistas. “Debe aterrizar sus propuestas, no frente al país sino a otros colombianos que tienen un mayor conocimiento político y económico, y que claramente han entrado a debatirle muchas de sus tesis. Otro aspecto desfavorable es que su figura es un agente polarizador y esto puede alejarlo del centro ideológico para una posible segunda vuelta”.

Frente a sus debilidades, Basset indica que es una persona que tiene grandes dificultades para trabajar en equipo y esto se vio reflejado durante su administración en Bogotá. “Su lado caudillista y su dificultad de trabajar en equipo la hemos visto en esta campaña. Él ha tratado de buscar alianzas con otros sectores, pero esta dificultad no le ha permitido consolidar acuerdos. Petro tiene muchas cualidades personales, pero su gran debilidad es lograr trabajar colectivamente”

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.