Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co Viernes, 17 de mayo de 2019

Ha trabajado como jueza en distintas jurisdicciones y fue candidata para ocupar el cargo de fiscal general en 2009.

Luego de que la Jurisdicción Especial para la Paz negara la extradición de Jesús Santrich a Estados Unidos y ordenara su libertad, se desencadenaron las renuncias de varios funcionarios del Estado. El primero fue Néstor Humberto Martínez, quien dejó el cargo de Fiscal de la Nación, acto seguido la vicefiscal María Paulina Riveros también renuncio. La más reciente fue la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, quien presentó su carta de renuncia al presidente Iván Duque al mediodía de ayer.

Duque aceptó la renuncia de Borerro y asignó en el cargo a Margarita Cabello, magistrada barranquillera que actualmente hace parte de la Corte Suprema de Justicia.

En un consejo de seguridad que lideraba Duque en Medellín indicó que “he aceptado su renuncia, he conversado con ella hace varios días y quiero agradecerle su trabajo, su patriotismo, su excelente cooperación con los colegas del Gobierno y además reconocer sus esfuerzos en sacar adelante la ruta futura para acabar el fenómeno de la drogadicción y la criminalidad relacionada con el narcotráfico”.

Borrero fue la ministra número 15 en esta cartera desde 1990. Aunque cabe recordar que durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez se unió este ministerio con el del Interior. Aun sacando los casi nueve años que las dos carteras estuvieron juntas, Borrero no cumplió con el año y cuatro meses que han durado los funcionarios en promedio en el cargo.

Sobre la nueva ministra, Duque dijo que “tendrá la inmensa responsabilidad de avanzar en las reformas que se requieran para la modernización del sistema judicial”.

Cabello es una de las claves judiciales del Centro Democrático. En el pasado, fue designada como candidata para ser nombrada fiscal ad-hoc en el caso Odebrecht; sin embargo, dirimió de la postulación por un presunto conflicto de intereses en la elección.

La nueva ministra ha trabajado como jueza en distintas jurisdicciones y fue candidata para ocupar el cargo de fiscal general en 2009, en ese entonces Cabello fue ternada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez. En su preparación académica se destaca que es egresada de la Universidad de la Costa y cuenta con posgrados en Derecho Civil y de Familia. Inició su trayectoria profesional como juez penal municipal de Sabanalarga, juez de menores y juez civil del circuito de Barranquilla hasta llegar a la magistratura en la Sala Civil Familia del Tribunal Superior de Barranquilla, desde 1990 hasta 2009.

Para Hernando Herrera Mercado, director de la Corporación Excelencia en la Justicia, la nueva ministra tiene seis grandes retos que afrontar. El principal es sacar adelante la reforma a la justicia.

El segundo es la actualización de los regímenes procesales para hacer a la justicia más eficiente y más dinámica. El tercero es trabajar de la mano con el Consejo Superior de la Judicatura para incentivar la productividad judicial y lo que tiene que ver con la inmersión en los procesos orales. El cuarto reto es el tema de la crisis carcelaria, que requiere atención por dos razones: el fenómeno de hacinamiento y la verdadera rehabilitación de los reclusos.

El quinto reto es articular buenas relaciones entre el Gobierno y las Altas Cortes. “Necesita ser un buen puente entre ambos poderes”, expresó. El último reto tiene que ver con el nivel de las carreras de derecho en el país, pues, según Herrera, se han abierto programas que no cumplen con los requisitos necesarios.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.