Ripe Martes, 3 de marzo de 2015

Repsol y Cepsa, las dos petroleras que cuentan con mayor cuota el mercado de distribución de combustible en España, tendrán que asumir la inmensa mayoría de la sanción.La investigación se inició “tras constatar incrementos significativos en el precio de los carburantes, en un contexto de niveles generales de precios minoristas en España más elevados que los registrados en países de nuestro entorno”, y pretendía certificar “posibles conductas bilaterales anticompetitivas, que consistirían en la coordinación entre operadores de productos petrolíferos en materia de precios, clientes y condiciones comerciales y en el intercambio de información comercial sensible, en los mercados de distribución de combustible de automoción”.

En el caso de Repsol y Cepsa, el ‘superregulador’ señaló en un comunicado que mantuvieron varios acuerdos e intercambios de información a lo largo de varios años. En concreto, habló de “coordinación en las estaciones de servicio de Brea de Aragón e Illueca (provincia de Zaragoza) en julio de 2013; un pacto de no agresión entre Repsol y Cepsa en julio y agosto de 2011 en relación con las acciones de injerencia de cada una de ellas en las estaciones abanderadas por la otra, y varios intercambios de información estratégica entre Cepsa y Repsol durante 2011, 2012 y 2013 en relación a aquellas estaciones de servicio que son gestionadas por una de ellas y se encuentran abanderadas y suministradas en exclusiva por la otra operadora”.

Se trata de uno de los dos expedientes que penden sobre el sector, que se abrieron en julio de 2013 y cuyo plazo de 18 meses expira ahora. El siguiente, que se conocerá en los próximos días, se dirige contra Repsol, Cepsa y BP por pactar precios con empresarios de su red de distribución de gasolina.

Este último expediente es muy similar a otro de 2009 que ha provocado la recusación por parte de Cepsa y Repsol del presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, y de dos consejeras de la Sala de Competencia, Idoia Zanarruzabeitia y María Ortiz. La CNMC ha rechazado ambas recusaciones.