Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co Miércoles, 2 de mayo de 2018

La persona que la solicite debe tener la ciudadanía de un país que tenga un tratado de comercio y navegación con Estados Unidos.

La cifra más alta de visas E2 (visa de inversionista) emitidas en Colombia durante los últimos cinco años se registró en 2016, cuando 44.243 colombianos recibieron dicha documentación. Para 2017 se entregaron 43.673 visas de este tipo, 1,3% menos frente al año anterior.

Pero para llegar a ser una de las personas que lograron el permiso el camino no es fácil. Según la información de la oficina de asuntos consulares del Departamento de Estado de EE.UU., hay varios aspectos a tener en cuenta pero priman la solidez financiera de su compañía, el estatus de su empresa y su impacto económico en el país donde piensa invertir.

Para acceder a una visa de inversionistas para EE.UU., que se conocen como la visa E2, la persona que la solicite debe tener la ciudadanía de un país que tenga un tratado de comercio y navegación con Estados Unidos, pacto que maneja Colombia desde 1848 y que permite obtener este documento inicialmente por cinco años, para luego renovarse de forma indefinida.

Asimismo, los sectores empresariales que constituyen comercio según los lineamientos de la visa E2 son aquellos que operan en banca internacional, seguros, transporte, turismo y comunicaciones.

La oficina consular también especifica que la inversión en cuestión debe proceder de una empresa activa y en operación que genere un ingreso mayor al que la persona requiera para mantener a su familia o que tenga un impacto económico significativo en el sector productivo de EE.UU..

La coordinadora de cuentas locales de Godoy Córdoba Abogados, María Camila Buriticá, dijo que “la embajada de EE.UU. es muy exigente a la hora de otorgar esta visa en aspectos como la inversión y el monto destinado para la misma, pues debe ser un capital libre, disponible para hacer la inversión y de alta relevancia para el gobierno estadounidense”.

Teniendo en cuenta que la visa E2 tiene una vigencia inicial de cinco años, Buriticá agregó que si el gobierno estadounidense no ve ganancias significativas durante ese periodo, pueden reservarse el derecho de renovación de dicho documento tras la evaluación realizada a la inversión con la que la persona interesada haya llegado a Estados Unidos.

LOS CONTRASTES

  • Maria Camila BuriticáCoordinadora de Cuentas Godoy Córdoba

    “La Embajada de Estados Unidos es muy exigente a la hora de otorgar esta visa en aspectos como la inversión y el monto destinado para la misma, pues debe ser un capital libre, disponible y relevante”.

La presencia del inversionista en el país destino también debe tener como uno de sus propósitos principales el desarrollo y la dirección de la empresa que busca potenciar. Si dicha persona no oficia como inversionista principal, debe ser considerado un miembro esencial de la compañía o un empleado con altas capacidades de supervisión de tareas para recibir la visa E2, pues de lo contrario no calificará como apto.

Por su parte, Carlos Amaya, socio de la firma Amaya Propiedad Intelectual S.A., mencionó que la visa E2, al ser una visa de no inmigrante, requiere una cantidad de inversión por parte del interesado que varía entre US$100.000 o US$250.000.

Amaya agregó que, debido a las políticas migratorias de Donald Trump, se extendió esta posibilidad a varias categorías de visados como la EB5, que también otorga residencia en el país. Para este tipo de visa, la inversión puede llegar a los US$500.000.

Antecedentes

En la actualidad, unas 79 naciones repartidas entre Europa, Asia, América y África manejan tratados de comercio y navegación con EE.UU., por lo cual les da la posibilidad de tramitar visas de inversionistas a dicho país. Colombia posee dicha modalidad desde el 10 de junio de 1848, siendo el país con la relación más longeva con EE.UU. en este campo. El tratado de comercio y navegación más reciente que ha suscrito EE.UU. fue con Singapur, cuya firma se hizo efectiva desde el 1 de enero de 2004.