Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa jueves, 21 de agosto de 2014

Luego de que el procurador Alejandro Ordóñez advirtiera del posible riesgo de que las Farc impongan su visión del conflicto con la instalación de la Comisión Histórica del Conflicto, el presidente Juan Manuel Santos le precisó al funcionario cuáles son los alcances de la delegación.

En una carta dirigida al primer mandatario, Ordóñez critica dicha Comisión pues asegura que la verdad es un derecho de las víctimas y que “el Estado tiene la obligación de proporcionar los mecanismos para que se establezca el hecho victimizante concreto”.

En ese sentido, argumentó que la verdad no puede ser producto de una negociación entre el Gobierno y la guerrilla.

“Preocupa que la verdad de las atrocidades ocurridas en Colombia y que siguen ocurriendo deje de ser asumida desde la perspectiva del derecho para convertirse en un campo más de la confrontación planteada por las Farc”, señaló el jefe del Ministerio Público en la misiva.

En respuesta, el presidnete Juan Manuel Santos aseguró que no es la Comisión de la Verdad la que está en La Habana, sino una conformada por expertos y relatores que se encargarán de presentar el documento final sobre los orígenes del conflicto, su evolución y posibles soluciones.

“Quiere hacer un llamado a la tolerancia, este proceso requiere de ecuanimidad y capacidad de reconciliación.

Aclaro al señor Procurador que la Comisión Histórica y del Conflicto que se instala en esta semana, no es la misma Comisión de la Verdad, son dos cosas totalmente distintas”, dijo Santos.

El mandatario dijo que los relatores de la Comisión que se instala en La Habana no participarán de ninguna negociación, sino que a través de un proceso académico, plantearán una versión de la historia del conflicto armado.

“Tampoco la subcomisión que tratará el tema de cese al fuego y hostilidades hará una negociación, allí se estudiará el mecanismo, las posibilidades y experiencias para ver cómo en un conflicto tan complejo como el nuestro, se logra un paso definitivo para lograr la paz”, concluyó Santos.

Las preguntas del procurador
Cinco preguntas fueron las que le planteó el procurador Alejandro Ordóñez al presidente Santos.

1. ¿Cuál es la lectura que subyace en el proceso de La Habana y que se quiere ahora oficializar con dicha comisión?

2. ¿Es ético imponer un relato sobre la violencia que resulta de la negociación de intereses del Estado y de las FARC, no de los intereses de la sociedad, que no son otros que se conozca la verdad sobre los hechos victimizantes y se respeten los derechos de las víctimas?

3. ¿Qué se pretende realmente? ¿Revelar verdades? ¡Eso es lo que Colombia reclama!

4. ¿Qué garantías se ofrece a la sociedad y qué mecanismos de controversia o complemento al contenido del informe existirán?

5. ¿Cómo se permitirá la participación de las víctimas en la discusión que se adelante para elaborar el informe de la comisión? Las víctimas y la sociedad tienen derecho.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.