David “Chato” Romero - dromero@larepublica.com.co Jueves, 22 de junio de 2017

El directivo indica que se ha normalizado la trampa desde la formación primaria de los colombianos y pone sobre la mesa que “en conversaciones cotidianas siempre se ponen ejemplos de trampa en el colegio, en la universidad”.

Por esta razón, Garcés considera que se debe generar un cambio cultural para acabar con la premisa de premiar al tramposo y acabar la idea de la ley del más vivo.

Alejandro Garcés plantea que en el sector público también debe empezar a hacer carrera que la gestión de las entidades deben aportar resultados como los que se buscan con el sector privado en el que no se tolera la pérdida de recursos. 

En ese sentido, el directivo destaca el manejo de entidades públicas como el Banco de la República y señala que “así como son instituciones manejadas de manera eficiente e impecables, se debe trasladar, por ejemplo, al sistema de salud para que también sea intocable para la corrupción”.