Colprensa Martes, 22 de marzo de 2016

En dicho balance resaltó la necesidad de condiciones económicas equitativas para enfrentar los terrenos de paz. 

“Hay muchos desafíos en Colombia, el principal es la paz. Esta exige crear una sociedad más equitativa e incluyente, para lo cual se requieren indicadores de derechos económicos en el país. Como sociedad se hace el llamado para atender a las víctimas, pero tenemos un reto mucho más grande: hacer una economía más fuerte e igualitaria, la cual elimine las economías ilegales que deja la guerra”, explicó Howland. 

En la presentación del informe también estuvieron: Aída Quilqué, encargada de paz del Cric; Francia Márquez, de la Comisión Étnica de Paz; Iris Marín, subdirectora de la Unidad de Víctimas; y Guillermo Rivera, consejero de Derechos Humanos. 

Los ponentes coincidieron en que aún existen muchos retos que se deben superar para lograr atender las problemáticas que vengan luego de la firma de la paz. 

“Por ejemplo, en defensoras registramos asesinato de 63 de ellos en 2015, y ya conocemos denuncias que aseguran que esa situación se ha agravado desde inicios de 2016, especialmente el pasado mes. De otros casos, como el de las ejecuciones extrajudiciales, sabemos que aún no se investigan omisiones en muchas de ellas y es algo que es necesario aclarar luego de la firma de la paz”, anotó el alto comisionado 

Finalmente, desde las Naciones Unidas se hizo un llamado para considerar la paz como un derecho humano que no se puede seguir violentando en Colombia.