Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co miércoles, 20 de agosto de 2014

La nueva ‘cabeza’ del órgano de control fiscal más importante de Colombia es  abogado de la Universidad Externado y  por ocho años (desde 2001 hasta 2008) se desempeñó como procurador general de la Nación, cargo en el que lo reemplazó Alejandro Ordóñez. También pesa en su hoja de vida cargos como la dirección regional del Instituto de Seguro Social, su ejercicio como magistrado auxiliar de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia y su paso por la Contraloría del Cesar. 

Características que se ajustan muy bien al ADN de los funcionarios que han pasado por la entidad en los últimos 20 años. Los contralores, en su mayoría, han sido abogados, nacidos en regiones y mayores de 35 años. 

El último requisito lo exige la ley, así como también pide que sea colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio y con titulo universitario. También se tiene en cuenta la docencia, que deberá haber ejercido por un tiempo mínimo de cinco años, explica Luis Frediur Tobar, constitucionalista de la Universidad Javeriana.

Morelli, la única mujer que lideró el órgano durante las dos décadas anteriores, sale por la puerta de atrás debido al conocido escándalo del trasteo desde la Torre de Colseguros a Salitre, movimiento en que el supuestamente se habrían cometido los delitos de peculado y celebración indebida de contratos. Como a la saliente funcionaria que podría pagar cerca de 15 años de cárcel si se le comprueba culpabilidad, varios de sus antecesores se han visto envueltos en escándalos y al parecer el cargo tiene su ‘fantasma’. 

Manuel Francisco Becerra Barney, por ejemplo, fue condenado por un juez de Cali, a pasar 70 meses en  prisión y pagar una multa de $300.000 millones dos años después de abandonar el cargo (en 1996). Fue acusado por enriquecimiento ilícito y vinculado al Proceso 8.000, que también salpicó a David Turbay Turbay, quien finalmente resultó absuelto.

Del misterio del cargo no se salvó Julio César Turbay Quintero. 

El hijo del expresidente  Julio César Turbay, fue apodado el ‘contralor sin control’, porque durante su gestión se habrían incurrido en gastos superiores a los $50.000 millones en viajes, contratos y carros. Lo acusaron la Contraloría y la Auditoría y también lo investigó la Fiscalía.

Carlos Ossa Escobar, llegó al cargo con su ‘guardado’, ya que en 1993, (cinco años antes de dirigir el ente)  lo retuvieron en ElDoraro con una dosis personal de marihuana, pero el asunto no pasó a mayores.

Cómo nació la CGR
Aunque la Contraloría General de la República (CGR) se creó a inicios del siglo XX (en 1923), como recuerda Carlos Andrés Echeverry, docente de derecho constitucional de la Universidad Javeriana, en 1991 sufrió unos cambios estructurales importantes, por ejemplo que se deslindó del poder ejecutivo,se cambió la forma de elegir al funcionario (que era nombrado por la Presidencia de la República) y que el tiempo de control fiscal a las organizaciones que antes se daba previo a la celebración de contratos y otros, ahora se da posterior a la ejecución de los recursos. 

Lo anterior quedó estipulado, de acuerdo con Echeverry, en el artículo 267 de la Constitución de 1991, en el cual se establece que “el control fiscal es una función pública que ejercerá la CGR, la cual vigila la gestión fiscal de la administración y de los particulares o entidades que manejan fondos o bienes de la Nación”. 

¿Cómo se escoge actualmente al contralor? Tobar señala que el artículo citado anteriormente, aclara que el Congreso debe de elegir funcionario de una terna conformada por un candidato de la Corte Constitucional, uno de la Corte Suprema de Justicia, y otro del  Consejo de Estado.

Dice el docente de derecho constitucional de la Universidad Javeriana que antes de que se creara la entidad que hoy estrena líder, “existía era un tribunal de cuentas, pero hubo un grupo norteamericano que se llamaba la  ‘Misión Kemmerer’, liderada por  Edwin Walter Kemmerer, que le aconsejó al presidente de la epóca, Pedro Nel Ospina, crearla. Desde 1923 hasta el 91, la figura la colocaba directamente el primer mandatario”.  El cargo, explica el experto, es  reelegible pero no para un periodo inmediato. De acuerdo con información de archivo del Banco de la República, Ospina contrató al grupo de expertos foráneos para que le hicieran un minucioso estudio a la realidad económica del país,  mediante el contacto con cámaras de comercio, sociedades de agricultores y agentes oficiosos  regionales. Entre los retos que deberá asumir el nuevo funcionario, dice María Teresa Garcés, constitucionalista, estará la de mantenerse independiente del Gobierno.“Se espera que el contralor sea un actor objetivo, justo e imparcial, pero  como hay tanta política en el nombramiento y los congresistas buscan que les nombres allegados, lo veo duro y ahí se desvirtúa totalmente el sentido de la institución”.

En esto también coincide Echeverry, quien agrega que los informes que recursan el medio ambiente referentes también deberán mejorar.

Las opiniones

Carlos Andrés Echeverry
Docente de derecho constitucional de la Javeriana
“El órgano de control fiscal se creó en 1923 durante el gobierno de Pedro Nel Ospina, quien recibió el consejo de la Misión Kemmerer. Antes la CGR pertenecía a la rama ejecutiva y los funcionarios que ocupaban el cargo eran nombrados por el Presidente, lo que cambió con la Constitución del 91”.

Luis Frediur Tobar
Abogado especialista en constitucional de la Javeriana
“Los requisitos constitucionales para aspirar a la Contraloría son: que sea colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio, mayor de 35 años y con título universitario. También se tendrá en cuenta la docencia, que deberá haber ejercido por un tiempo mínimo de cinco años”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.