Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co lunes, 9 de septiembre de 2019

Las empresas buscan fortalecer sus marcas en el mercado de control del dolor como Advil y Dolex contra los genéricos.

Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK), dos de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo, anunciaron en diciembre del año pasado un acuerdo en el que creaban una empresa conjunta en el área de consumer healthcare o cuidado de la salud de los consumidores, en la cual, se encuentran disponibles productos para la venta al público sin prescripción médica (OTC).
La nueva compañía comprenderá una participación de 32% de Pfizer y de 68% de GSK.

Por lo que, la Superintendencia de Industria y Comercio publicó la resolución 37233 por la cual, se condiciona la integración. De esta manera, el panorama de la industria farmacéutica en Colombia y el mundo cambia, pues Glaxo adquiere el segmento de cuidado humano de Pfizer, el cual tiene productos como Advil.

Así las cosas, Glaxo se quedará en su portafolio con dos de los productos analgésicos más importantes en el país: Dolex y Advil, que según datos de Euromonitor, concentran 21,1% del mercado de medicamentos no recetados.
De acuerdo con la resolución de la Superintendencia de Industria, el ocho de marzo de 2019, las dos empresas informaron a la entidad la intención de realizar una operación de integración empresarial mediante la figura jurídica de compraventa de acciones y adquisición de control.

Mauricio Jaramillo-Campuzano, socio y director del área de Propiedad Intelectual y Competencia de Gómez-Pinzón fue el abogado de GSK en la transacción de las dos compañías.

Las empresas indicaron que tras la unión de los portafolios de consumer healthcare tendrán “la posibilidad de competir de manera efectiva contra una amplia cantidad de competidores internacionales, regionales y locales, bien sean de marcas tradicionales en el mercado o genéricos, como de activos en productos OTC, tanto en Colombia como en el exterior.

Para llevar a cabo esta adquisición, la Superintendencia de Industria realizó un estudio para verificar que no se presentaran riesgos potenciales en materia de competencia y evaluar los efectos económicos que se producirían como resultado de la integración de estos dos agentes.

En dicho estudio, se puede observar que la transacción tiene efectos en el mercado farmacéutico colombiano, en particular en los productos para el manejo sistémico del dolor y antigripales. La entidad estudio si la al tener las dos marcas más vendidos del mercado, las empresas podían llegar a tener efectos anticompetitivos.

Sin embargo, proveedores de productos genéricos como Coaspharma, Copidrogas, Laproff y Lafrancol, reconocieron ser competidores directos de Glaxo y Pfizer. Además, estas dos compañías indicaron que empresas como Abbott, Sanofi y Bayer han implementado estrategias enfocadas en el desarrollo y comercialización de este tipo de medicamentos, y reconocieron que Dolex y Advil habrían perdido participación en el mercado. Por lo que, la SIC aprobó la integración de estos dos actores.

Raúl Ávila, docente de la Universidad Nacional, indicó que el mercado de este tipo de productos es muy grande, por lo que hay espacios para una libre competencia entre las marcas establecidas y los medicamentos genéricos. Glaxo tuvo ingresos en 2018 por $231.000 millones y Pfizer por $$607.476 millones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.