Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co Jueves, 19 de diciembre de 2013

El proceso que comenzó en la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, por violaciones de los precios máximos de medicamentos, puede dar paso a una investigación para establecer si hay o no un cartel entre empresas del mismo sector.

LR confirmó que la delegatura de la Protección de la Competencia no descarta el inicio de averiguaciones preliminares sobre posibles acuerdos anticompetitivos. Ya el miércoles, el organismo había informado de las sanciones de más de $11.000 millones a la Cooperativa Epsifarma y Audifarma, por vender medicinas con sobrecostos a dos EPS.

“Nos dimos cuenta de que hay incrementos y precios entre competidores que son parecidos”, confirmó un alto funcionario de la Superindustria consultado.

La entidad explica en su página web que las compañías que participan en un mercado como un cartel no solo pactan precios. También definen cuotas de producción o se reparten los mercados. “El cartel permite mantener precios más altos, precios fijos, menor variedad y menor calidad de bienes y servicios, lo cual repercute en los consumidores”.

Eso es lo que parece suceder en la venta de medicamentos, además de que lo dicho por la fuente coincide con costos dados a conocer por la misma SIC, que detalla los castigos económicos para Audifarma y la Cooperativa Epsifarma.

Ese es el caso del Humalog, droga para tratamientos contra la diabetes. El precio máximo fijado por el Gobierno de “una caja de cartón con cinco cartuchos de vidrio, tipo uno prellenados por 1,5 mililitros cada uno”, es $68.060. Las mencionadas distribuidoras, sin embargo, lo vendieron a las EPS Servicio de Salud Occidental de Salud y Cafesalud por $76.227. Un incremento de 12%.

Lo mismo ocurrió con una “caja de cartón con cinco cartuchos de vidrio, tipo uno prellenados por 1,5 miligramos cada uno” del mismo producto. Epsifarma lo vendió a Cafesalud por $76.227, el mismo porcentaje de más para el tope fijado por la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos y Dispositivos Médicos.

Grave violación a la competencia
Otro de los casos de cartelización que la Superintendencia dio a conocer este año, comprometió a las cementeras Argos, Cemex, Holcim, Cementos Tequendama y Cemento San Marcos, además de 14 personas, entre directivos y exdirectivos de las empresas.

El pliego de cargos abierto por la entidad indica que el presunto acuerdo de fijación de precios y reparto de mercados entre las compañías, “habría derivado en incrementos sostenidos e injustificados en los precios del cemento gris desde enero de 2010, fecha a partir de la cual la SIC monitoreó el mercado y recaudó información y pruebas sobre este segmento de la economía”.

En total, el organismo de control tiene en carpeta no menos de 60 procesos por cartelización. Entre esos figura un presunto acuerdo entre “las ambulancias en Bogotá”, según lo declarado la semana pasada por el superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo Del Castillo. Otro es el negocio de las subastas ganaderas

Las pesquisas son consecuencia de la Ley 1340 de 2009, que actualizó las normas de protección de la competencia y proporcionó de mayores herramientas legales a las instituciones para que protejan el desarrollo legal del mercado nacional.

Entre las nuevas facultades está la que Robledo denominó la más efectiva que hay en el mundo para detectar carteles: la delación. La Ley 1340 dispuso que la SIC podrá conceder beneficios a las personas naturales o jurídicas que hayan participado en un cartel. A cambio, tienen que informar de quiénes conforman el grupo y cómo funciona, con base en información y pruebas documentales contundentes.

“Existen muchas formas de violar la libre competencia. La más grave de todas son los acuerdos anticompetitivos, por lo que la Superintendencia concentrará sus esfuerzos en detectar, investigar y sancionar los carteles”, manifestó Robledo.

La opinión

Pablo Felipe Robledo
Superintendente de Industria y Comercio

“Los empresarios que hacen parte de carteles deberían pensar muy en serio en delatar ante la Superintendencia la existencia de estos y de esa manera quedar exonerados de multas y hacer que se sancione a los demás miembros del acuerdo competitivo”.