Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid lunes, 5 de mayo de 2014

Los principales despachos de abogados de origen estadounidense, varios de ellos presentes en España, aumentaron en 5,4% su facturación en el último ejercicio, aumentando los beneficios por socio.

Los grandes bufetes norteamericanos, los más importantes del mundo junto a los británicos, cerraron un buen año 2013, según se desprende del ránking de facturación de la publicación jurídica The American Lawyer. Los cien primeros despachos de abogados de origen estadounidense ingresaron de media 5% más que en el ejercicio de 2013, alcanzando un nuevo récord de facturación total de US$77.400 millones, 5,4% más que en 2013, generados por 92.007 abogados.

Del ránking general destaca un grupo de 20 bufetes de abogados súper ricos, cuyas cifras siguen creciendo de forma exponencial y cuyo beneficio por socio subió 5,5% en 2013, mientras que los ingresos por abogado de estas firmas se incrementó 4,1%.

Los incrementos de ingresos se han producido a pesar de la reducción de las tarifas por parte de los clientes y los recortes en otros gastos. Algunos despachos han efectuado en este ejercicio un férreo control de la contratación, según The American Lawyer. En este sentido se aprecia como el número total de abogados creció mayoritariamente en bufetes globales, mientras que las firmas medianas y con mejores ratios de rentabilidad evitaron contratara a más letrados.

Diez primeros
En el top ten de las firmas con más facturación apenas se aprecian cambios con respecto a 2012, DLA Piper vuelve a encabezar la lista con US$2,487 millones, con un incremento de 1,7% con respecto a 2013. La firma, unión de los bufetes DLA, Gray Cary Ware & Freidenrich y Piper Rudnick, mantiene su primer puesto en ingresos que arrebató el pasado año a Baker & McKenzie. El consejero delegado global de DLA Piper, Nigel Knowles, afirmó que «la marcha del bufete ha sido muy positiva, y parte del éxito es tener toda la gama de servicios que los clientes pueden necesitar, una especialización muy alta en muchos sectores y, por otro lado, con 77 oficinas en 32 países, una presencia global que es garantía de cercanía a los asuntos y a los clientes».

El otro gran despacho global de origen norteamericano, Baker & McKenzie, con 75 oficinas en 47 países, ocupa la segunda plaza en cuanto a volumen de negocio. En el ejercio 2013, la firma que preside el brasileño Eduardo Leite facturó un total de US$2.425 millones, 4,6% más que en el año anterior. En tercer lugar se sitúa el bufete Latham & Watkins, con US$2.290 millones, lo que supuso un incremento de 2,7% con respecto al ejercicio 2013.

En los cinco primeros puestos, también las firmas Skadden Arps y Kirland & Ellis incrementaron sus ingresos en el último año, en concreto, 1,1% y 4,1%, respectivamente.

Norton Rose Fullbright
El único cambio en el top ten de esta edición lo protagoniza el nuevo bufete Norton Rose Fullbright, que entra en el sexto puesto con US$1,908 millones, tras la fusión experimentada en 2012 entre el británico Norton Rose -el séptimo que más facturaba en Reino Unido- y el estadounidense Fulbright & Jaworski, que suman más de 3.500 abogados. Otra de las grandes fusiones trasantlánticas de los últimos años, Hogan Lovells, se sitúa en el octavo puesto con US$1,721 millones.

El análisis de The American Law refleja que los bufetes de abogados más ricos se encuentran principalmente en Nueva York, donde sus principales clientes son las entidades financieras. Este selecto grupo emplea a 18% del trabajo realizado por los 92.000 abogados, al tiempo que ingresa 26% de los honorarios legales totales del sector jurídico.

Abogados que ganan más
El beneficio por socio de cuota (Ppep) sigue siendo para los despachos de abogados, sobre todo los anglosajones, la principal ratio que se usa para comprobar la buena marcha del bufete. Aunque se resistan a admitirlo públicamente como una estrategia, muchos dirigentes de las firmas reconocen en privado, según explica el informe, que necesitan cortes regulares en las filas de socios de capital para mantener un Ppep alto y poder atraer y retener a los mejores talentos. En este ejercicio, Wachtell mantiene su posición dominante como el bufete más rentable de EE.UU., y también del mundo, con 3,4 millones de euros por socio, seguido de Quinn Emanuel con 3,2 millones de euros por socio, aunque ambos bajan ligeramente al haber nombrado varios socios.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.