María Camila Suárez Peña - msuarez@larepublica.com.co Lunes, 28 de marzo de 2016

“Con la implementación de las nuevas normas Niif se ven reducciones para las empresas en las utilidades, lo que no da margen para hacer grandes reparticiones. Entonces, las compañías en lugar de utilizar esas pequeñas ganancias, enfocan sus esfuerzos en inversiones”, comentó Eduardo Sarmiento, director de investigaciones económicas de la Escuela de Ingenieros. 

Isa, por ejemplo, dio visto bueno a la construcción de una reserva fiscal por un valor de $95.816 millones y de una reserva ocasional, que tiene por objetivo el fortalecimiento patrimonial, con recursos por $291.494 millones. “El fin es atender los compromisos de inversión ya adquiridos, contribuir a la estrategia de crecimiento y mantener la solidez financiera”, indicó la empresa. 

Además, esta organización  puso en marcha la distribución de utilidades, con dividendo sobre un valor de las utilidades líquidas igual a $319.011 millones (lo que corresponde a 52% de la utilidad líquida). 

El Banco de Occidente, por su parte, también aprobó la constitución de una reserva de $80.000 millones, en este caso, para la sostenibilidad del dividendo. Y además, declaró un dividendo en efectivo de $160 mensuales por acción. 

En casos como el del Grupo Odinsa, la repartición de utilidades no se hizo para perseguir también el objetivo de maximizar recursos. Mauricio Ossa, presidente de la holding de infraestructura, comentó que el haber rechazado dicha repartición “se debe a que tenemos el objetivo de lograr una reserva para las futuras inversiones. 

“Buscamos hacer un fortalecimiento del portafolio de la compañía, que actualmente está muy bien diversificado, y aprovechar este momento que,  a nuestro criterio, es para la construcción”, agregó Ossa.

Pasando al sector de energía, la empresa Promigas, que tuvo un incremento en utilidades de 18,5% en 2015, decidió en su asamblea anual realizar una emisión de bonos ordinarios en el mercado público hasta por $500.000 millones, “con plazo de redención entre dos y 20 años contados a partir de la fecha de  emisión”, indicó la empresa. 

Además, eligió a dos nuevos integrantes para su Junta: Gloria Astrid Álvarez y Leonardo Garnica, en reemplazo de Ricardo Roa Barragán y Álvaro Torres Macías. 

También en su asamblea, el  Grupo Nutresa aprobó el proceso de repartición de utilidades mediante el cual el dividendo por mes, entre abril de 2016 y marzo de 2017, se fijó en $41,5 por acción. “Representa un incremento de 7,8% respecto el dividendo actualmente vigente. La totalidad del dividendo es no gravado en cabeza del accionista”, indicó la holding.   

La opinión

Eduardo Sarmiento
Director de investigaciones económicas de la Escuela De Ingenieros
“Con las Niif se ven bajas en utilidades, lo que no da margen para hacer grandes reparticiones, entonces las empresas en lugar de utilizar esas pequeñas ganancias, se enfocan en hacer inversiones”.