Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 23 de septiembre de 2016

“Se acabó la guerra. Díganle a Mauricio Babilonia que ya pueden soltar las mariposas amarillas”, dijo Iván Márquez al culminar el evento que marca el fin del grupo alzado en armas.

Fueron ocho días en los que se registraron recuentros de guerrilleros con sus familiares, que se esforzaron para llegar a los llanos del Yarí, entre el Meta y el Caquetá, y durante los cuales los medios de comunicación lograron registrar la vida cotidiana de aquellos que se acostumbraron a cargar un fusil.

Jugaron fútbol, disfrutaron de la música y los conciertos que se dieron; se abrieron a los periodistas para contar sus sueños de paz y las ideas que tienen a futuro, e incluso, se registró el nacimiento de Carlos Andrés el hijo de Patricia; una próxima exguerrillera.

Todo para concluir seis cosas: La primera, que el parte de la última conferencia es de victoria de paz para Colombia; la segunda, la ampliación del Estado Mayor Central y su Secretariado de 31 a 61 integrantes, para lo cual, harán un pleno en los próximos meses, en el que también se ocuparán de las tareas políticas de su partido político.

La tercera, que hay un “respaldo unánime” de sus filas a lo pactado; la cuarta, el mensaje a la disidencia del Frente Primero.

“A los compañeros y compañeras que hicieron parte del Primer Frente, la Conferencia les dicen que las FARC-EP, en proceso de conversión a movimiento político legal, tiene sus puertas abiertas para recogerlos nuevamente, como integrantes de una misma familia”.

La quinta, una felicitación para los medios de comunicación, que por primera vez en la historia registraron la que es su máxima instancia democrática, y la sexta, la reiteración de su idea de que en este proceso no hay vencedores ni vencidos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.