Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Geraldine Romero - gromero@larepublica.com.co miércoles, 13 de mayo de 2015

Con sus respectivos  argumentos las dos empresas alegaron que la concesión de la marca otorgada en primera instancia por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) era errada, en tanto que el signo no cumplía con los requisitos exigidos por la ley.

Así la organización Terpel  basó sus sustentos en que la expresión Colombia podía resultar engañosa, ya que  ecodiesel no era producido o distribuido en el país, aludiendo a que el signo estaría dando falsa información.

La opositora indicó  además que la SIC había sido reiterativa en considerar que los signos constituidos por elementos nominativos carentes de distinción, podían ser registrados siempre y cuando tuvieran componentes figurativos para que el signo fuera identificable. De esta manera Ecodiesel Colombia no contaba con el aspecto gráfico adicional necesario para distinguir el origen empresarial.

Por  otro lado Automotriz Diesel Codiesel S.A., sociedad que opera los concesionarios de Chevrolet, peleó por su enseña comercial Codiesel, afirmando que la Dirección de Signos Distintivos de la SIC solo tuvo en cuenta la diferenciación entre las partículas Eco -Co  y por el contrario no consideró el riesgo de confusión en el consumidor al pronunciar las dos marcas.

La firma manifestó que para que dos signos fueran confundibles no tenían que  presentar semejanza en todos los aspectos: visual, ortográfico y conceptual, sino  que bastaba  su coincidencia en uno de ellos.

Pablo Delgado, especialista en Propiedad Industrial, y quién representó a la solicitante, indicó que el signo Ecodiesel Colombia S.A., conformado por elementos figurativos y denominativos, no describía exclusivamente la calidad, cantidad, destino, valor, procedencia geográfica, y otros elementos del artículo 135 literal mencionado tal como lo interpretó Terpel. “Hay que recordar además, que si bien es cierto el término ecodiesel es evocativo en la mente del consumidor de un tipo de combustible ecológico, éste no obedece al nombre genérico o común de un combustible, lo que sí lo configura la expresión biodiesel”.

Atendiendo a las justificaciones de las partes opositoras, la SIC determinó que al estudiar la situación entre Ecodiesel y Codiesel se observaba que lo único que compartían era la palabra diesel la cual se debía tomar como débil respecto a los productos y servicios a identificar.

En el caso de inconformidad de Terpel, el ente regulador señaló  que el signo solicitado no era engañoso, puesto que no informaba erróneamente  al público sobre los productos, y que la palabra Colombia al estar acompañada de la sigla S.A. indicaba la razón social de la sociedad solicitante.

Delgado agregó que la actividad de Codiesel se concretaba específicamente en la comercialización de vehículos y no en combustibles.

Finalmente, Terpel que esta presente en países como Panamá, Ecuador, México, entre otras, y Codiesel que se encuentra en Bucaramanga y Barrancabermeja tuvieron que aceptar la existencia de Ecodiesel Colombia S.A. en el mercado.

Las opiniones

Pablo Andrés Delgado
Abogado de la U. Autónoma de Bucaramanga

“No puede considerarse la posibilidad de conflicto entre la enseña comercial Codiesel y nuestra marca Ecodiesel Colombia, teniendo en cuenta que lo único similar es la expresión Diesel, la cual no puede ser susceptible de apropiación”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.