Simón Granja - sgranja@larepublica.com.co Lunes, 29 de septiembre de 2014

La lujosa marca de bolsos Louis Vuitton no pudo registrar su marca Zepyr para identificar productos de marroquinería. En cambio de eso Zephir, la tradicional tienda de tejidos para dama, ratificó su prelación ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que le negó la posibilidad a la multinacional francesa.

La empresa Sáenz e Hijos se opuso una vez conoció el intento de Louis Vuitton, que el 25 de julio del año pasado presentó su solicitud. En la respuesta de la SIC, publicada el 16 de septiembre, argumentó que las marcas resultaron ser similares y confundibles, pues Tejidos Zephir distingue vestidos, calzado y sombrería.

Laura Rojas, abogada especialista en propiedad industrial de CJE Abogados, dijo que es “acertada la posición de la Delegatura para la Propiedad Industrial y de la Dirección de Signos Distintivos, puesto que es innegable la similitud fonética y ortográfica entre las dos marcas Zephir vs Zephyr, lo que hace imposible su coexistencia pacífica en el mercado”.

Con lo cual el abogado, también especialista en propiedad industrial, Javier Delgadillo, de Q&D Abogados, se mostró de acuerdo y añadió “la única variación ortográfica existente no impide que la similitud fonética subsista como tampoco elimina el riesgo de confusión. Las escasas diferencias visuales entre las marcas no alcanzan para evitar que las marcas sean confundibles”.

Zephyr no es una marca nueva para el mundo. En la actualidad es el nombre se una maleta de viaje que tiene un costo desde US$3.371 hasta US$3.994, según la página de Louis Vuitton.

La misma compañía que fue creada en el siglo XIX, por Louis Vuitton, con tan solo 17 años, después de aprender del arte de la confección de baúles y maletas en París en el taller de Monsieur Maréchal, se enfrentó con una marca no tan gigante pero sí con un registro que la protegió. La necesidad existente en ese entonces, y que permanece, se enfocaba en la calidad de las maletas que se desgastaban al ser transportadas. Los viajeros tenían que recurrir a los artesanos para empaquetar y proteger sus objetos personales y en ese momento recurrían a los artesanos.

Louis abrió su propio taller en el número 4 de la Rue Neuve-des-Capucines e inició lo que ahora es una gran compañía de la confección que tiene más de 120.000 derechos de propiedad intelectual, entre los que se incluyen marcas comerciales, diseños y derechos de copyright.

La gran historia detrás de la marca no fue tenida en cuenta por la Dirección de Signos Distintivos que realizó el análisis de registrabilidad de la marca Zephyr y explicó que los signos cotejados son similarmente confundibles, lo que indica que al apreciarlos en conjunto son ortográficamente y fonéticamente similares. Además sostuvo que la marca carece de elementos que le otorguen distintividad a la ya registrada.

Luego de determinar esto, la entidad decidió revisar la relación entre los productos y encontró que a pesar de que están en clases diferentes (el signo solicitado en la clase 18 de la Clasificación Internacional de Niza; y el ya registrado en la clase 25) hay conexión entre ambos. Rojas afirmó que “es común encontrar carteras, bolsos y accesorios de marroquinería de la misma marca que la ropa, y es una costumbre de las casas de moda y de las firmas de grandes diseñadores tener este tipo de productos cobijados bajo un mismo signo distintivo” y añadió que “el registro de una marca como la solicitada, generaría que el consumidor pensara provienen del mismo origen empresarial”.

En segunda instancia el superintendente para Propiedad Industrial ratificó la decisión tras la apelación de Louis Vuitton.

La Opinión

Laura Rojas
Abogada especialista en propiedad industrial de CJE Abogados

“Es acertada la posición de la Delegatura para la Propiedad Industrial y de la Dirección de Signos Distintivos, dado que es innegable la similitud fonética y ortográfica entre las dos marcas Zephir y Zephyr lo que hace imposible su coexistencia en el mercado”.