Lunes, 7 de mayo de 2018

El pasado fin de semana se llevó a cabo el Congreso Nacional de Derecho Deportivo en la Universidad Tecnológica de Pereira, creería que como tal fue el primer congreso que reunió a los abogados especialistas en la materia. Abogados de todo el país fuimos, algunos a presentar temas, y todos a escuchar a grandes abogados que hablaban de Derecho y Deporte.

La experiencia, personalmente, fue muy enriquecedora y formativa, más aún cuando hace casi 20 años empecé a trasegar por el Derecho Deportivo de manera individual y que me tocó luchar para hacer entender a los colegas, universidades y entidades deportivas que se hacía necesario el conocimiento especializado de derecho deportivo. Se me tildó de iluso, desubicado y, como no, de loco que dilapidaba un buen nombre y experiencia en temas más serios y sobre todo más lucrativos.

Durante los últimos 10 años he visto cómo el grupo de abogados del deporte es cada vez mayor, juristas jóvenes que estudian y desarrollan su carrera alrededor del fútbol, el dopaje, los derechos de televisión y muchos otros temas interesantes desde el punto de vista jurídico- deportivo y económico.
El Congreso de la UTP es sin lugar a dudas la consolidación de esta disciplina jurídica que tiene mucho por desarrollar y aprender.

Se habló de temas actuales como el régimen de insolvencia en entidades deportivas, de gran interés sobre todo para los locales por la situación precisamente del Deportivo Pereira; se trataron otros temas como las transferencias internacionales de menores en el fútbol, muy interesante, en la medida en que muchos jugadores menores de 18 años en Colombia pueden tener doble nacionalidad, habida cuenta la ola migratoria a España y otros países y no podrían moverse aún al país del que detentan la doble
nacionalidad. Las cláusulas de rescisión en los contratos de trabajo de los futbolistas profesionales, como no, fueron objeto de dos ponencias que demostraron equilibradamente la tensión del tema, sobre todo desde la perspectiva de los deportistas, ponencia liderada por un exjugador que, una vez retirado de la práctica deportiva, tomó la decisión de ejercer el derecho deportivo.

La justicia deportiva y la nueva Cámara Nacional de Resolución de Disputas que vio la luz hace menos de un mes, fue objeto de una ponencia que permitió aclarar algunas dudas sobre su funcionamiento. Siguiendo con el fútbol se tocó el tema de derechos económicos de los jugadores profesionales, habitual en los negocios entre equipos profesionales y academias formadoras que en teoría y desde Fifa están prohibidos.

Sigo sin entender que los Egames, juegos de video sean considerados como deporte, poco he leído, pero se trató desde la perspectiva del derecho deportivo. Esta materia será tema de estudio en los próximos tiempos.
No podían faltar temas de dopaje, cada vez más complejos y más alejados del derecho tradicional, con todas las tramas, documentales y fallas en el control al dopaje, es importante aclarar los errores y proponer soluciones a esta práctica, ya que en la actualidad existen incoherencias, problemas y muy mala aplicación del sistema de control al dopaje.

Finalmente se realizó la instalación de la Red Nacional de Docentes en Derecho Deportivo, que permitió conocer a varios colegas abogados y docentes. Enhorabuena por este que espero no sea el último congreso.