Lunes, 22 de septiembre de 2014

Todo se gesta por la animadversión personal de un senador que más que nunca quiere posar de gran hombre y legislador, así es Iván Cepeda Castro quien el mismo Raúl Reyes lo mencionaba con tanta familiaridad intento hacer un linchamiento moral al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, el tinglado buscaba generar relaciones del paramilitarismo con el expresidente, un cuento sin sustento jurídico, sin contexto real que vienen regando desde hace muchos años incluso antes de ser presidente.

Los intentos para desprestigiar al expresidente como persona y líder político tienen un sin número de intereses mezquinos, en donde sectores de la izquierda radical con estrechos vínculos con las Farc le apuestan a ello, junto con quienes se proclaman hacedores de la tercera vía; el primer intento dentro del senado para que se realizara el show se frustró, pues la plenaria no aprobó tal absurdo, pero como siempre hay lugar para resentidos apareció en la comisión segunda de senado uno, pues su presidente el senador Jimy Chamorro haciendo gala de trapisondas dio lugar al absurdo debate, que solo motivaba a las Farc y otros malquerientes de Uribe.

Al darse tal hecho por encima del reglamento del congreso y faltando a la lealtad propia, Jimy en medio de su crueldad de recién converso pasaba la cuenta de cobro a Uribe y a todo el Centro Democrático, por no ser aceptado dentro de sus listas al congreso, por eso el creo todas las condiciones e inclino la balanza, tratándose de garantías a favor de Cepeda y sus camaradas para buscar desprestigiar a quien gobernó por ocho años con austeridad y decoro, Jimy ya es todo un protagonista no solo por patrocinar el intento de desprestigio y jugar con el honor de un expresidente de lujo, sino también por su pilatunas desde que entro al congreso. 

Para entonces era difícil entender como un guía espiritual protestante “bautizaba” un movimiento político como C4, hoy existe algo de claridad el porqué de la denominación; pero lo más paradójico de todo esto es que el señor Jimmy fue mencionado en una serie de documentos que para entonces se le enviaron al procurador Jaime Bernal Cuellar, en uno de los cuales le pedían al procurador Bernal la designación de un agente especial en un proceso penal que hacia tramite en la Unaim es decir en la Fiscalía General de la Nación, bajo el número 144, así es estimado lector desde luego nada paso en la procuraduría de entonces para no ir mas lejos.

A Jimmy que hoy posa de impoluto senador se le menciona en tal documento con pruebas documentales y testimoniales, para que se vinculen a ciertas personas con la organización delictiva de Víctor Patiño Fomeque, entre los que estaban testaferros y depositarios de dineros, al Fiscal Juan Carlos Acevedo fiscal de conocimiento del caso, le entregaron mediante oficio N. 145 CEE-CE-252 del 01 de marzo del 2000, copias de los cheques N. C287405 de Bancolombia, C287402 de Bancolombia, C287404 de Bancolombia, 0016721 de Banco de Bogotá, 0016722 de Banco de Bogotá, todos suman 145 millones, según el documento esas cuentas se emplearon para lavar dinero con personas de confianza, ojala Jimmy sepa explicar, a lo mejor dirá que estos salieron como él.