Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Martes, 6 de marzo de 2018

En mi columna pasada señalé el gran acierto del gobierno colombiano en relación con el nombramiento del actual director de la Aerocivil, quien atendiendo los intereses de todos los grupos que conforman esta industria (estados, aerolíneas, aeropuertos y usuarios) firmó un nuevo memorando de entendimiento con la República de Argentina con el fin de ampliar la conectividad aérea de los usuarios, extendiendo de cuatro a veintiocho las frecuencias semanales entre ambos países, y señalando igualmente la posibilidad de abrir rutas directas entre ciudades diferentes a las capitales, en cuanto a la carga, también se aumentaron las frecuencias semanales a doce.

Mejorar la conectividad del transporte aéreo, es un interés común que importa a los mencionados grupos, teniendo en cuenta el desarrollo del turismo para los estados y el aumento de posibilidades comerciales para aeropuertos y aerolíneas, así pues, se hace imprescindible tener claro que la conectividad no es un concepto uniforme, pero se puede resumir en la posibilidad de satisfacer la demanda de transporte con la menor cantidad de conexiones sin que este hecho afecte la tarifa asumida por el usuario o sin que afecte los costos operacionales de las aerolíneas; con esto, la Oaci ha manifestado su interés en mejorar la conectividad a través de la facilitación (concepto proveniente del artículo 22 del Convenio de Chicago por medio del cual se propone facilitar y acelerar la navegación de aeronaves especialmente en la aplicación de las leyes relativas a inmigración, aduanas o sanidad para hacer eficiente y mínimo el tiempo empleado en mencionados trámites).

Que la experiencia del usuario sea grata, replica en un aumento de demanda y, por consiguiente, en la satisfacción de los intereses de la colectividad que conforman la industria, el factor experiencial es sin duda una suma de esfuerzos que, poco a poco hemos visto reflejados en políticas encaminadas a la facilitación, un buen ejemplo de estas iniciativas, es la circular externa 001 del 28 de febrero de 2018, expedida por la Aerocivil, que comunicó acerca de la directriz para evaluación de solicitudes relacionadas con nuevas rutas nacionales e internacionales e incremento de frecuencias internacionales, la cual dispuso que atendiendo a los principios orientadores de economía y eficacia de la administración pública, las solicitudes de empresas de transporte aéreo comercial regular de pasajeros y carga que cuenten con permiso de operación vigente, relacionadas con nuevas rutas e incremento de frecuencias internacionales no justifican la aplicación del procedimiento de Audiencia Pública.

En conclusión, el estado colombiano debe empezar a generar políticas aéreas favorables para facilitar el transporte aéreo y la conectividad, simplificando procedimientos administrativos relacionados con la operación y proporcionando al usuario una experiencia cada vez más satisfactoria, vale la pena resaltar que las políticas a las cuales me refiero no solo deben estar encaminadas al aumento de frecuencias o de simplificación de procesos, sino en una efectiva implementación de herramientas tales como la infraestructura y descentralización de beneficios en las grandes ciudades, haciéndolas extensivas a la mayor cantidad de colombianos; los avances han sido importantes, pero se requiere mayor actividad y participación de todos los sectores para evidenciar y hablar de conectividad.