Lunes, 15 de septiembre de 2014

Esta moneda virtual tiene como caraterística principal que no circula y solamente puede ser utilizada por los bancos centrales de los paises miembros del Alba, como forma de contabilizar su intercambio comercial, sin necesidad de usar el dólar americano como divisa de referencia.

El Sucre es utilizado en las diferentes transacciones comerciales a través del Banco del Alba, en el que los estados participantes colocan sumas de capital, creando un fondo de compensación, para eliminar la dependencia de las monedas utilizadas en los mercados como referencia para las convenciones y tratados internacionales comerciales.        

La moneda virtual tiene entonces como finalidad  eliminar de las transacciones internacionales el dólar estadounidense, y conformar una moneda suramericana, inicialmente como mecanismo de compensación de pagos.

El 27 de enero de 2010 comenzó a ser utilizado el Sucre como moneda virtual de intercambio comercial; de hecho la primera transacción comercial que se realizó mediante el Sucre fue la exportación de arroz venezolano a Cuba el 4 de febrero de ese mismo año y a la fecha, desde su entrada en vigencia, se han realizado un poco más de  5.800 operaciones, por un monto cercano a los US$2.600 millones.

Es tal la facilidad con la que el Sucre permite las transacciones internacionales y tan laxos los controles sobre las mismas, no solo por parte de los países miembros del Alba, sino por parte de la comunidad internacional, que el sistema ha sido recientemente objeto de múltiples críticas, por ser una herramienta ideal para la realización de operaciones de lavado de dinero, incluso hay quienes afirman que el sistema se ha utilizado para ayudar a realizar transacciones comerciales a países sobre los cuales pesan sanciones económicas.

Actualmente existen casos documentados, y en proceso de investigación en los que varias empresas, en algunos casos ficticias, usan el Sucre para sacar dinero de Venezuela hacia el Ecuador y luego enviarlo a paraísos fiscales, sin que en el país de destino los recursos permanezcan más de 72 horas, lo que claramente tiene como consecuencia desajustes en las balanzas comerciales de los respectivos países. Todo ocurre cuando se realizan operaciones ficticias a través de empresas de papel ya sean de Ecuador o Venezuela, algunas de ellas con nexos en Colombia, siempre con la ayuda de testaferros o la existencia de una sobre facturación en operaciones de comercio exterior. Es famoso en Ecuador el caso de una empresa con vínculos en Colombia que firmó un convenio, en presencia del Presidente Juan Manuel Santos; la Canciller de Colombia, Maria Angela Holguín; el fallecido Presidente de Venezuela, Hugo Chávez; el Canciller de Venezuela de la época, hoy Presidente, Nicolás Maduro; y otros miembros de los gabinetes de ambos países

Las actividades sospechosas, que involucrarían cerca de 5% del total de las transacciones que utilizan esta moneda virtual, son transacciones que incluyen compañías registradas con datos falsos, transferencias bancarias realizadas por encima de los ingresos y gastos que registran las empresas y pagos por bienes inexistentes, por lo que dichas actividades estarían relacionadas con el lavado de recursos provenientes del narcotráfico o de actividades relacionadas con actos de corrupción de altos funcionarios públicos de países vecinos.

Para nadie es un secreto que varios de los países miembros del Alba, históricamente han sido utilizados para la realización de actividades relacionadas con la producción y tráfico de drogas y es muy probable que de la mano del Sucre como moneda virtual se facilite el flujo transnacional de las enormes ganancias ilegales que genera el narcotráfico y la corrupción.

Así las cosas, de la mano del Sucre como innovación transaccional de los países miembros del Alba, las grandes mafias perfeccionan cada vez más las herramientas necesarias para lograr dar apariencia de legalidad a los dineros producto de actividades ilícitas como narcotráfico y corrupción oficial, que claramente en nada contribuyen a la integración de los pueblos sino muy por el contrario a la desintegración social.