Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

sábado, 14 de abril de 2018

La selva amazónica se encuentra presente en varios países de Sur América, cada uno tiene prerrogativas a favor de ella. En Perú, por ejemplo, se le están otorgando títulos de propiedad a poblaciones indígenas como medida de preservación y estableciendo zonas protegidas. En Ecuador, se apoyan en equipos técnicos ecuatorianos, en el apoyo de comunidades locales y se lanzan programas para la conservación de este ecosistema. En Colombia, aparte de declararla zona protegida, el 04 de abril de 2018 un fallo de la Corte Suprema de Justicia le daría la condición de sujeto de derechos.

El 12 de febrero del mismo año, se interpuso una tutela por parte de 25 habitantes de la población colombiana que viven en ciudades donde se ostenta el mayor riesgo por el cambio climático y que manifiestan ser la población vulnerable hacia el futuro. Sustentándose en estudios realizados por el Ideam, que establecen para 2071 un aumento en la temperatura de Colombia entre 1,06°C y 2,14°C. Al igual que se sustenta que la selva amazónica es la región que se ve más afectada por la deforestación, lo que genera el efecto de los gases invernaderos, y a su vez, la problemática del cambio climático.

Tutela encaminada a proteger derechos supralegales, como el de gozar de un ambiente sano referidos hacia la vida y la salud, a que se reduzca a cero la deforestación de la selva amazónica y las emisiones de gases de efecto invernadero, y darle el carácter de sujeto de derechos a la selva amazónica.
Aunque a nivel latinoamericano sea una noticia un poco novedosa, a nivel mundial ya se encontraban diferentes ejemplos. Como por ejemplo el río Whaganui en Nueva Zelanda o el río Ganges en India, los cuales fueron establecidos como sujeto de derechos.

En el caso de Nueva Zelanda, la tribu de los maoríes luchó desde 1870 para dar a entender que el bienestar del río Whaganui va directamente proporcionado con el bienestar del pueblo. Por lo cual, la persona que perjudique al río deberá enfrentarse a las disposiciones legales. En India, teniendo en cuenta que el río Ganges es uno de los ríos más contaminados del mundo, jueces responsables de dicho impacto le otorgaron un status legal que corresponde a la adquisición de derechos y obligaciones.

Con todo esto, podemos ver como Colombia sigue ejemplos de otros países para avanzar legalmente en la protección del ecosistema. Dado que, con el paso del tiempo, Colombia sigue llevando su constitución de forma antropocentrista, donde el ser humano es el centro de las cosas, regulando todo aquello que lo rodea y en donde este se desenvuelve. La pregunta que cabe analizar es si ¿será posible parar la contaminación, o por el contrario esta se continuará agravando?

De no conseguir que la contaminación pare, puede que a futuro nuestra legislación se vea obligada a seguir el ejemplo de la Constitución de Ecuador, que a diferencia de la de Colombia, es biocentrista, donde sus normas llevan un respeto moral por el ecosistema. Mientras tanto, se espera que haya una debida protección a la selva amazónica y que, como sujeto de derechos, estos le sean respetados. Y que por lo tanto, el fallo de tutela se lleve a cabo en el tiempo estipulado y que no sea esto una decisión novedosa para nuestro derecho que simplemente quede al aire, sin ninguna ejecución verdadera.