Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Olga Lucía Salamanca martes, 13 de agosto de 2019

El Gobierno de Donald Trump ha anunciado que el primero de septiembre entrarán en vigor una serie de medidas arancelarias que afectarán a las importaciones chinas, como resultado de la decisión de ese país de bloquear las compras de productos agrícolas estadounidenses por US$20.000 millones en 2017, y que incumple el reciente compromiso por parte de Pekín. Se estima que la decisión de EE.UU afecte, 97 % de las importaciones provenientes de China las cuáles pagarán un arancel de 38,6 %, el más alto desde la Gran Depresión.

Como respuesta, en una jornada atípica en el mercado de divisas, se presentó una fuerte devaluación del yuan frente al dólar. El presidente Trump inmediatamente señaló al Gobierno chino de manipular el mercado de divisas, mientras que China alega que la devaluación de su moneda se debe a las fuerzas del mercado y al impacto por las recientes decisiones tomadas desde Washington.

¿Qué impacto pueden tener las últimas medidas tomadas por Estados Unidos frente a las importaciones de China?

El primer gran impacto será para el sector agrícola norteamericano al que se le cerrará la puerta a un mercado de 1.500 millones de personas, equivalente a US$ 20.000 millones. Por su parte, China deberá buscar nuevos proveedores para satisfacer su demanda interna y que tengan, en conjunto, la capacidad de producción suficiente para reemplazar a una potencia agrícola como Estados Unidos. Pero también habrá unas fuertes consecuencias a nivel global: Un clima de incertidumbre ronda los mercados internacionales que ya están reaccionando ante las declaraciones de los dos países. Ante la devaluación del yuan frente al dólar, se ha producido un efecto similar con el resto de divisas a nivel mundial generando una devaluación frente al dólar. De hecho, el peso colombiano fue la segunda moneda que más se devaluó en la segunda semana de agosto.

¿Qué oportunidades se presentan para Colombia en este contexto?

Si bien las medidas adoptadas por Estados Unidos también han afectado a Colombia y a varios países de la región como México, existen casos puntuales a los que la industria de nuestro país le podría sacar provecho. Los sectores de mobiliario, metales preciosos y comunes, químico, maquinaria, materiales para la construcción y agroindustria representan aproximadamente US$153.000 millones en exportaciones del mundo hacia Estados Unidos de las cuales Colombia participa con 0,1% y China con 53%. Ese mercado, con las nuevas disposiciones arancelarias del Gobierno Trump, se puede aprovechar en el contexto actual para empezar a apropiarse de nuevas oportunidades que hasta hace unos años acaparaba la potente industria china.

Del mismo modo, en China se están buscando nuevos proveedores de productos agrícolas que pueden ser exportados por Colombia. Un ejemplo de ello es el aguacate Hass con el que, en su visita a China, el Gobierno colombiano logró establecer un acuerdo para la venta de ese producto. Existe ahora un mercado de 1.500 millones de personas y una demanda de US$20.000 millones en productos agrícolas que el país asiático debe suplir. A esto se suma el constante interés del Pekín en generar acercamientos con América Latina.

¿Se puede evidenciar la guerra comercial en escenarios distintos a Estados Unidos y China?

El fenómeno Brexit es la muestra de que existen movimientos políticos y económicos que rechazan las ideas de la integración económica.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.