Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gabriela Sarmiento Orjuela sábado, 20 de junio de 2020

En razón a la propagación del virus covid-19 y su declaración como pandemia, el Gobierno expidió el Decreto 457 de 2020 mediante el cual determinó las acciones encaminadas a lograr el aislamiento de todos los colombianos. Desde ese momento y hasta la fecha se han expedido normativas adicionales que permiten extender el periodo de aislamiento.

¿Es un alivio el trabajo ocasional en casa?
En vista del aislamiento preventivo obligatorio y en medio de la crisis sanitaria, económica y social declarada, los empleadores optaron por utilizar la figura del trabajo remoto desde casa para procurar la conservación de los empleos y la continuidad del servicio. Sin embargo, aunque puede ser una medida soñada para un alto porcentaje de los trabajadores, es válido cuestionar si es realmente un alivio o se ha convertido en un hostigamiento indefinido.

Este interrogante nace de las quejas constantes por parte de los trabajadores debido a la falta de desconexión de las actividades laborales, por no tener claridad de su jornada de trabajo bajo está modalidad.

Está conexión indefinida surge de dos perspectivas, primero la de algunos empleadores que tienen la constante creencia que un buen trabajador es aquel que está disponible todo el tiempo, más aún con la idea de que gozan de más tiempo libre por encontrarse en sus hogares y por otro lado, algunos trabajadores suponen que al estar desconectados después de su jornada de trabajo podría desatar en “ineficiencia laboral”, hasta al punto de ser despedidos.

¿Cuál es el verdadero problema de la desconexión?
Sin embargo, el verdadero problema de la desconexión es la indebida utilización de los medios tecnológicos, pues al ser éstos una herramienta indispensable se convirtieron en un sistema dañino para cualquier actividad laboral, causando impactos negativos en la salud mental y física de los trabajadores y ocasionando acumulación de estrés.

Con relación al descanso, una pausa diaria y cambio de actividad, beneficia a todos los seres humanos, toda vez que cualquier modificación de la rutina disminuye la tensión, favorece a la concentración y promueve el desempeño laboral. Si, por el contrario, el trabajador desempeña sus laborales sin pausas o descansos, habrá agotamiento e ineficiencia, los cuales se verán reflejados en el bajo rendimiento e incluso en la dificultad de integración con sus compañeros.

Por esto, es válido concluir que el aislamiento preventivo obligatorio ha traído buenos aprendizajes, uno de ellos es valorar y respetar el tiempo, persiguiendo un equilibrio entre la vida laboral y la vida personal, con el único fin de cuidar la salud mental en estos días de confinamiento, entendiendo que todo exceso causa reprocesos y ninguna parte laboral se verá beneficiada.

Por todo lo anterior, consideramos muy positiva la Circular 041 del 2 de junio de 2020 expedida por el Ministerio del Trabajo, que trae consigo los lineamientos del trabajo en casa, entre estos el descanso necesario que debe tener todo trabajador con el fin de recuperar energía y compartir con su familia, igualmente la importancia de respetar los horarios laborales, razón por la cual es recomendable que todas las empresas busquen espacios de reflexión para sus trabajadores, incentivándolos a trabajar con entusiasmo, cultivando la mayor productividad y avances, pero sobre todo respetando los límites de descanso.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.