Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Alejandra Gómez Restrepo jueves, 7 de noviembre de 2019

Los objetivos de desarrollo sostenible, la creciente necesidad de reducir la generación de residuos y las problemáticas generadas por la indebida disposición de residuos motivaron que el Gobierno Nacional, en el marco de la Política Nacional para la Gestión Integral de Residuos Sólidos, expidiera la Resolución 1407 de 2018. Mediante esta, se reglamentó la gestión ambiental de los residuos de envases y empaques de papel, cartón, plástico, vidrio y metal.

¿Qué se pretende regular con esta reglamentación?

Se pretende regular el ciclo de vida de los “residuos de envases y empaques de ventas primarios, secundarios o de único uso” de los siguientes materiales: papel, cartón, plástico, vidrio y metal.

Para ello, entre otras, se impone la obligación de aprovechar un porcentaje de estos residuos a los denominados “productores”; esto es, quienes fabriquen, importen o pongan en el mercado nacional los productos y/o bienes en empaques y/o envases de los mencionados materiales.

La obligación de aprovechamiento está dada respecto del peso total de envases y empaques puestos en el mercado nacional por parte del productor. Adicional a la meta de aprovechamiento, los productores que opten por planes de gestión ambiental de residuos de envases y empaques colectivos tendrán que aprobar la evaluación de una metodología multicriterio, que involucra aspectos relacionados con (i) la cobertura geográfica del plan; (ii) la inversión en investigación; y (iii) los programas de sensibilización, cultura ciudadana y mecanismos de comunicación.

¿Cuál es el plazo establecido en la norma para la presentación de los planes?

Los productores existentes al 31 de diciembre de 2017 se encuentran obligados a presentar el plan de gestión ambiental de residuos de envases y empaques hasta el 31 de diciembre de 2020.

Por su parte, a aquellos productores creados a partir del 1 de enero de 2018 están obligados a presentar el plan de gestión hasta el 31 de diciembre del año siguiente al primer periodo fiscal de operación (del 1 de enero hasta el 31 de diciembre).

¿Cuáles son los retos de esta nueva reglamentación?

En primer lugar, la existencia de una conciencia colectiva en relación con la gestión adecuada de residuos. Por ende, educar a los ciudadanos acerca la naturaleza de los residuos generados y la separación en la fuente se convierte en una piedra angular para la gestión de residuos en el país.

Por otra parte, teniendo en cuenta las experiencias y lecciones aprendidas con algunos de los programas posconsumo y de recolección selectiva implementados para otra clase de residuos, la capacidad técnica del país que garantice alcanzar las metas de aprovechamiento efectivo de los residuos recolectados es uno de los retos de mayor significancia. Asimismo, respecto de esta reglamentación continúan existiendo vacíos normativos y conceptos jurídicos indeterminados, los cuales pueden generar en la práctica múltiples interpretaciones que deriven en problemas de implementación.

Alcanzar una cobertura nacional generalizada de los planes de gestión ambiental constituye un desafío ambicioso y significativo que garantizará la materialización de los objetivos que fundamentan esta norma.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.