Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mauricio Montealegre - mauricio.montealegre@nortonrosefullbright.com viernes, 20 de diciembre de 2019

Todo emprendedor que inicie su propio negocio tiene que cumplir con las normas laborales comunes que establece la ley.

¿Por qué se da esta situación?

Principalmente porque cumpliendo con la legislación laboral promueve el desarrollo sostenible de su negocio, garantizando la estabilidad de su emprendimiento y de su capital. Cumpliendo con las normas laborales, el emprendedor, genera un impacto social en sus trabajadores, materializado en la generación de empleo, mediante el reconocimiento de salarios y prestaciones sociales y permitiendo el acceso al Sistema de Seguridad Social Integral y las cajas de compensación familiar. Esto, proporcionará tranquilidad social y personal, y le permitirá maximizar el atractivo de su emprendimiento para futuros inversionistas.

¿Cómo lograr que el proceso de formalización no se vuelva un dolor de cabeza en el futuro?

Para ello es vital tener acceso a una buena y oportuna asesoría laboral, pues tratándose del uso correcto de herramientas legales, siempre es importante tener un aliado experto. Igualmente, es importante que conjuntamente se definan: (i) las actividades que se requerirán de los trabajadores, (ii) qué tanto tiempo se ocupará al trabajador, y lo más importante, (iii) qué tanto puede pagársele a los trabajadores, sin afectar operatividad y planes de crecimiento.

De esta manera, es posible que el emprendedor tenga un mayor control de los costos laborales de su negocio, y así proyectarlos asociados a sus necesidades de servicio para que la formalidad sea eficaz y eficiente.

¿Cuándo debe iniciar la formalización, y cuáles son las recomendaciones principales?

La formalización debe empezar con anterioridad al inicio de la actividad del emprendedor, o paralelamente, aclarando que las relaciones laborales surgen con la coexistencia de: (i) una prestación personal de un servicio, (ii) una subordinación continuada del servicio, y (iii) la remuneración por dicho servicio. Como se puede observar, en Colombia no hay mayores formalidades para crear derechos y obligaciones ligados a una potencial relación laboral por lo que, la principal recomendación es dejar constancia escrita de los acuerdos que se alcancen con los trabajadores, por medio de un contrato de trabajo. Al respecto, es preciso tener en cuenta que la legislación laboral ofrece alternativas en materia de esquemas de duración del vínculo contractual, jornadas de trabajo y retribución, los cuales permiten crear escenarios de eficiencia para los emprendedores y motivan a los trabajadores a impulsar el negocio.

¿A qué sanciones se expone el emprendedor que no cumpla con sus obligaciones?

El incumplimiento de las normas laborales puede crear verdaderos obstáculos legales y económicos para el desarrollo y crecimiento del emprendedor y su negocio. Dentro de las consecuencias negativas de estos incumplimientos, están las siguientes: (i) sanción por no consignación del auxilio de cesantías, equivalente a un día de salario por cada día de mora en la consignación, (ii) indemnización moratoria en caso tal que se termine la relación laboral y el empleador no haya pagado el salario y las prestaciones sociales, equivalente a un día de salario por cada día de mora en el pago, (iii) sanción por mora de aportes al Sistema de Seguridad Social y Parafiscales que puede ir entre 5% y 100% del monto del aporte adeudado, y (iv) en caso de incumplimiento de obligaciones, multas que pueden ir hasta 5.000 smlmv.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.