Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Adriana Rojas Tamayo

martes, 21 de junio de 2016

Sin embargo hoy, en vigencia de la Ley 1527 de 2012, a la que se debe el desarrollo reciente de este mecanismo, se cuestiona parte de la arquitectura que permite las modalidades del crédito de libranza más cercanas al público y que, por tanto, mejor contribuyen a la democratización del crédito: la negociación de los pagarés libranza.

¿Cómo se estructura la negociación de créditos de libranza?

A través de la cesión de los pagarés - libranza, lo que significa que se venden al descuento como cuerpos ciertos. Tales cesiones se pueden servir, además, de estructuras para adquirir de varias cooperativas o sociedades comerciales la cartera de libranza que estas entidades colocan, con los dineros que un grupo cierto de inversionistas aportan a cambio de un rendimiento, a un fideicomiso o un fondo de inversión colectiva.

¿La negociación de libranzas es una operación exclusiva de sociedades vigiladas por la Superintendencia Financiera? 

Según la definición de ‘entidad operadora’ prevista en el inciso C del artículo dos de la Ley 1527, los créditos libranza pueden otorgarlos no solo personas jurídicas o patrimonios autónomos autorizados para manejar el ahorro del público o los aportes de sus asociados, sino también aquellas personas que no estando autorizadas para lo anterior realizan operaciones de libranza disponiendo de sus propios recursos o a través de mecanismos de financiamiento autorizados. Además, de acuerdo con el parágrafo 1º del artículo tres de la Ley 1527, a todos los operadores de libranza se les permite ceder sus créditos. Lo anterior, sin perjuicio de las sanciones a las que haya lugar cuando se evidencie que el operador, abusivamente, ejerce de forma ilegal la actividad financiera.

¿La negociación de libranzas cómo permite la democratización del crédito?

La negociación de libranzas permite a la entidad operadora anticipar los flujos futuros propios de esos activos. De esta manera, y siempre que el anticipo se realice en las condiciones que administren todos los riesgos adyacentes a ceder el crédito, como ciertas estructuras de negociación ya lo hacen, se generan más facilidades de crédito para el público.

¿A qué se deben los cuestionamientos? 

Por un lado, que actualmente los inversionistas en libranzas asistan a la liquidación de las sociedades que les vendieron esos créditos. Otros cuestionamientos señalan aspectos de la negociación de libranzas. No obstante, cabe resaltar que existen estructuras de negociación que reconocen las particularidades del crédito libranza, incorporan mecanismos efectivos para administrar los riesgos de crédito, operativo y de liquidez anejos al esquema y tienen la virtud de procurar su solvencia. 

Ellas podrían ser consideradas como referentes de auto-regulación, para evitar que la circulación de los riesgos propios de la cesión de las libranzas exponga la solvencia del sistema económico o incremente la probabilidad de contagio de la cesación de pagos entre los partícipes del mismo.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.