Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co viernes, 31 de julio de 2020

Baker McKenzie y Wolf Méndez Abogados fueron catalogados en el nivel de líderes de acuerdo con el ranking fránces

La grave crisis sanitaria desatada por la expansión del covid-19 si bien ha generado un cierre parcial de diferentes sectores empresariales y de otras actividades económicas, no ha sido un impedimento para que se sigan dando actos de piratería en el territorio nacional. Tan solo el año pasado la Cámara Colombiana del Libro informó que la industria editorial en el territorio nacional registró pérdidas anuales por $198.000 millones por cuenta de la ilegalidad.

Por ello, surge más que nunca la necesidad de aplicar en las empresas mecanismos de cumplimiento y antipiratería. Y esto se ha venido impulsando a lo largo de los años a través de las asesorías de diferentes abogados a los que Leaders League decidió reconocer a través de su ranking. En total, destacó a 21 firmas en sus tres niveles: líderes, excelentes y altamente recomendados.

La abogada Mónica Wolf, socia de Wolf Méndez Abogados, dijo que los programas están dedicados a identificar, monitorear y reportar riesgos de cumplimiento en las organizaciones. “Estos programas en pandemia se han incrementado debido a posibilidad que han tenido las empresas de maximizar los recursos destinados a prevención, revisiones internas y necesidad de proteger los activos ante el incremento de los crímenes digitales, la corrupción, el soborno y fraudes en contratación”, aseguró Wolf.

Y es que las dos firmas que quedaron como líderes para Leaders League en esta categoría están Baker McKenzie y Wolf Méndez Abogados.

Tras de ellas, las calificadas como excelentes fueron: Atoz Legal Consulting, Cavelier Abogados, Dentons Cardenas & Cardenas, Estrategia Jurídica Abogados y Olarte Moure.

Luego estuvieron otras de gran renombre como: PPU, Posse Herrera Ruiz y Triana Uribe & Michelsen.

LOS CONTRASTES

  • Monica Wolf de Camhi Socia de Wolf Méndez Abogados Asociados

    “Se puede ver que los riesgos más activos y en expansión que enfrentan las empresas del sector privado, así como las entidades del Estado, son los que provienen de criminales preparados y organizados”.

Este tipo de herramienta (la de cumplimiento) se aceleró en los últimos años, aseguró Carolina Pardo, socia del área de Competencia y Antimonopolio de Baker McKenzie, quien explicó que tras el escándalo de Petrobras y más recientemente el de Odebrecht en la región hubo la necesidad de reforzar estructuras de cumplimiento desde las empresas, quienes empezaron a ver en grandes conglomerados, las consecuencias reputacionales de una posición laxa.

“Todo esto, ha generado no solo una proliferación de nuevas disposiciones legales, sino también un sentido de responsabilidad y de riesgo incrementado respecto de las consecuencias de no tener una cultura de cumplimiento”, aseguró Pardo.

Para terminar, la publicación de origen fránces destacó como altamente recomendados a Bbgs Barrios Montenegro Abogados, Brigard & Castro, ClarkeModet, CMS Rodríguez-Azuero, Gómez-Pinzón y Holland & Knight, entre otros (ver gráfico).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.