Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 26 de mayo de 2015

Con esfuerzos, como buscar proveedores locales, incluso, si estos necesitan capacitación, o conformar conglomerados de empresas que le apunten a un objetivo común, ya se está aportando a esa captación de apoyos que no necesariamente tienen que ser económicos.

Las empresas pueden adoptar estos propósitos como parte de su estrategia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y estarían contribuyendo, al mismo tiempo, a la consolidación de una actividad económica que, aún con un papel rezagado, tiene grandes oportunidades de crecimiento, incluso en el exterior.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en América Latina se cuentan unas 1.066 millones de hectáreas con aptitud para la producción de alimentos, pero solo se les da uso a 203 millones.

Colombia es un reflejo de esa situación. A pesar de que se tienen 22 millones de hectáreas con vocación agrícola, solo se dispone de 5 millones, según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac).

El apoyo de otros actores de la sociedad será fundamental no solo para lograr la expansión de esa frontera, sino también para hacerlo con competitividad, con visión de cadena, con espíritu de negocios.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.