Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

jueves, 11 de julio de 2013

El nombramiento de la nueva directora del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación Colciencias, Paula Marcela Arias, contuvo un inminente fallo del Consejo de Estado contra el gobierno, por no cumplir la llamada Ley de Cuotas, ratificando la molestia de los científicos e investigadores del país.

Desde luego que la molestia no es por el nombramiento de una mujer, sino por el manejo poco programado de la locomotora de la ciencia, habiendo tenido tres directores en los últimos tres años, Jaime Restrepo Cuartas, Carlos Fonseca Zárate y ahora Paula Marcela Arias, mostrando la inestabilidad de la entidad como primer problema. El marco legal de Colciencias data de 1969 con el Decreto 2869, se fortalece con la Ley 29 de 1990 y se consolida con la Constitución Política de 1991 y los Decretos Ley 393, 585 y 591 de 1991.

Ya más reciente, la Ley 1286 de 2009, modificó la Ley 29 de 1990, transformando a Colciencias en Departamento Administrativo, garantizando su participación en el Consejo de Ministros, fortaleciendo el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia.

El segundo problema, es que se han tenido que recortar programas por una reducción de presupuesto, la entidad en el inicio del gobierno Santos, pidió 590.000 millones de pesos para funcionar, pero solo le aprobaron 350.000, además dejó de recibir 60.000 millones que antes obtenía por otros convenios, ajuste que afectó la financiación de doctorados en una cuarta parte.

El tercer problema de Colciencias, es el Órgano que se creó para asignar un presupuesto, que éste año es de cerca de 2 billones de pesos de regalías, a proyectos presentados por gobernaciones y alcaldías, sobre temas relacionados con la ciencia, denominados los OCAD (Órganos Colegiados de Administración y Decisión), instancia donde se maneja los recursos de la ciencia e innovación.

Recordemos que el Acto Legislativo 5º de 2011, modificó el artículo 361 constitucional, asignándole el 10% de los ingresos del Sistema General de Regalías a la Ciencia, Tecnología e Innovación, con el reto actual de administrar este recurso en debida forma.

En teoría el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación Colciencias era la llamada a liderar el manejo y la decisión de estos proyectos. Pero en la práctica, lo realiza Planeación Nacional y el Ministerio de Hacienda que tienen prioridades distintas a las del fomento del conocimiento.

Como los OCAD son un modelo nuevo, todos los que participan en ellos se han quedado cortos frente a su potencial. Las entidades territoriales no han logrado consolidar suficientes proyectos de calidad, así en el año 2012, de los 800.000 millones disponibles, solo se pudieron asignar 500.000 millones en 80 proyectos, este año solo hay 150 proyectos, debiéndose pronto definir cuantos clasifican.

Esperamos que la nueva directora Paula Arias, le dé el empuje natural de las mujeres a la entidad y aprovechando que ya conoce el organigrama de la entidad y el funcionamiento del sistema, teniendo en cuenta que venía siendo la subdirectora, pueda darle estabilidad a la política de ciencia tecnología e innovación del país. En conclusión, Colombia tiene como reto consolidar una Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, como una política de Estado con presupuesto propio, en busca de lograr identificar, difundir e integrar el conocimiento para apoyar la transformación productiva y social del país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.