Superintendencia de Industria y Comercio.

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co Miércoles, 16 de agosto de 2017

El despacho no aceptó la oposición de Alpina y Colombina

Ante la oficina de la Dirección de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) se presentó una nueva disputa por un registro marcario. En esta oportunidad, los implicados fueron Borgynet International Holding Corporation, propietario de la compañía de dulces y golosinas Super, Alpina Productos Alimenticios S.A. y Colombina S.A.

El pleito por una marca se originó cuando Borgynet solicitó al despacho inscribir un signo tridimensional con el que buscaba reivindicar los derechos sobre el envase, la tapa y los elementos gráficos usados en su producto Gusanos Trululu.

Pero sus contrincantes se opusieron al registro. Por su parte Colombina sostuvo que el signo solicitado carecía de distintividad, pues en la clase en la que se clasifican los productos, la número 30 de Niza, este tipo de envase, conocido como bombonera, es muy común. Por su parte Alpina presentó como argumento que Borgynet estaba intentando apropiarse de un elemento de uso común de varias marcas, que en este caso sería también el envase.

El solicitante presentó a la SIC la petición de “una marca mixta tridimensional compuesta por: un recipiente más ancho en la parte superior que en la parte inferior, y que cuenta con una especie de cintura en la parte inferior del mismo; una tapa de color Prodhamine; y la marca mixta Super Trululu Gusanos”. Y para el despacho, estos elementos adicionales, los colores, las imágenes y la marca Trululu Gusanos, fueron suficientes para que el signo pudiese registrarse y se invalidara la oposición de Alpina y Colombina.

LOS CONTRASTES

  • Germán FlórezDirector del área de Propiedad Intelectual 1493 abogados

    “La SIC debió haber negado el registro para el envase de los gusanos de goma Trululu, ya que el diseño del mismo corresponde a una forma común dentro de las marcas protegidas en la clase 30”.

Pero para el abogado Germán Flórez, director de propiedad industrial de 1493 Abogados, esta decisión de la SIC “es errada ya que el otorgamiento de marcas tridimensionales debería centrarse exclusivamente en la forma de los envases, de manera que su forma difiera significativamente de formas comunes”.

Antecedentes:
En octubre de 2015 la compañía Borgynet International Holding Corporation, titular de la marca Trululu, solicitó el registro de una marca tridimensional, utilizada para identificar dentro de un recipiente un tipo de gomas en forma de gusano.

A ello se opusieron Colombina y Alpina, quienes indicaron a la SIC que la marca carecía de distintividad y reproducía elementos comunes, por lo que no debían concederla.