Foto por: Colcafé

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alejandro Valencia Martes, 20 de noviembre de 2018

La Superintendencia de Industria y Comercio declaró infundada la oposición de la empresa de bebidas energéticas

a Industria Colombiana de Café (Colcafé) y Monster Energy Company nuevamente fueron protagonistas de un conflicto marcario ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

La empresa que comercializa café, (compañía colombiana filial del Grupo Multilatino de Alimentos, Grupo Nutresa), solicitó el registro de la marca M para distinguir productos de la Clase 11 de la Clasificación Internacional de Niza; es decir, cafeteras eléctricas.

La Dirección de Signos Distintivos, encabezada por Juan Manuel Serrano, consideró que la solicitud cumplía con todos los requisitos para registrar la marca, así que resolvió conceder el signo a Colcafé, no sin antes demostrar que la oposición interpuesta por la empresa de bebidas energéticas resultó ser infundada.

Monster Energy Company se opuso porque argumentaba que, entre su marca M (Mixta) y la solicitada M (Mixta), existían semejanzas visuales que no permitían su diferenciación en el mercado, lo que significaría riesgo de confusión, establecido como una causal de irregistrabilidad. Además, sostuvo que los productos que pretenden distinguir están relacionados directamente con los que ya cubre Monster Energy.

Colcafé, por su parte, respondió que la Dirección debe tener en cuenta que la marca opositora M ya está coexistiendo en el mercado colombiano con varios registros que también incorporan únicamente la letra M en distintas clases de la nomenclatura, donde cada una cuenta con un diseño particular.

Para el caso, Ángela Amaya, socia de Amaya Propiedad Intelectual, explicó que la SIC “declaró infundada la oposición presentada por Monster Energy a la solicitud del signo M porque su parte nominativa M se encuentra contenida en varios registros de diferentes titulares, y cuenta con suficientes elementos gráficos y figurativos que le permiten al público destinatario distinguirlo de las marcas previamente registradas; adicionalmente los signos se encuentran en clases que no tienen conexión competitiva”.

Ahora bien, el estudio de registrabilidad de la Superindustria observó que si bien los signos comparados comparten en su parte nominativa la letra M, cuando se realiza el examen en conjunto, cada una de ellas cuenta con elementos gráficos adicionales que generan una impresión totalmente diferente en el consumidor.

La entidad marcaria también recordó que la consonante M no puede ser precepto de negación porque un solo competidor no puede apropiarse de la misma al estar incorporada en varios signos antecedentes.

Por último, la SIC explicó que, por una parte, el signo de Monster Energy se asemeja a la marca de unas garras al estar conformada por tres líneas con bordes irregulares, mientras que por la parte de Colcafé, su marca corresponde a la letra M dentro de un círculo, que parecen dos letras “V” invertidas y entrelazadas. Esto deja claro que el elemento predominante no es el nominativo sino las características figurativas.

Antecedentes

Colcafé es una empresa colombiana filial del Grupo Multilatino de Alimentos, Grupo Nutresa. Está especializada en la industrialización y comercialización del café con productos categorizados como: café tostado, molido y soluble; en presentaciones de polvo, granulado y liofilizado; y mezclas de café como los cappuccinos y tres en uno. Actualmente, la compañía llega a más de 45 países, y con la marca insignia (Colcafé) llega a 36. Además, está reconocida en 16 certificaciones de carácter internacional.

LOS CONTRASTES

  • ÁNGELA AMAYASOCIA DE AMAYA PROPIEDAD INTELECTUAL

    “La SIC declaró infundada la oposición presentada por Monster Energy a la solicitud del signo M porque su parte nominativa M se encuentra contenida en varios registros de diferentes titulares”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.