Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co martes, 27 de octubre de 2020

El opositor pretendía proteger su marca Kalá, pero la SIC halló que el signo guardaba diferencias gráficas y nominales

Con el fin de proteger su marca Kalá, Industria de Galletas Greco se opuso ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) al registro de la marca Kalan MNA de María Laura Guzmán, quien pretendía distinguir productos comprendidos en la clase 30 de la Clasificación Internacional de Niza como son las obleas, el café, el té o el cacao, entre otros.

La marca opositora argumentó ante la Superindustria que los signos enfrentados eran similarmente confundibles. “Debido a la práctica identidad entre la marca solicitada para registro y la previamente registrada podemos concluir que Kalan MNA no es registrable”, alegó la compañía de galletas.

Con base al argumento señalado, la empresa se dirigió directamente a la SIC para incidir en una decisión a su favor. “Respetuosamente solicito a su despacho declarar fundada la oposición formulada por Industria de Galletas el Greco”, indicó.

Por su parte, la solicitante Kalan MNA indicó que los signos en conflicto deberían ser, por un lado, estudiados en su conjunto, sin descomponerlos, y por el otro, de manera individualizada ya que así los consumidores no observarían al mismo tiempo las marcas sino que lo harían en diferentes momentos.

Kalan MNA también respondió que el opositor estaba haciendo un análisis erróneo de las marcas y ello le estaba llevando a hallar elementos similares fuera de la realidad.

Igualmente, dijo que esa identidad nominal entre las marcas no existía. “Es completamente alejado de la realidad, como se evidenció previamente, en donde se desvirtúan las similitudes ortográficas y fonéticas alegadas, pues es evidente que entre la marca opositora y solicitada difieran tanto la sílaba tónica (Kalá/Kalan MNA), la longitud de las palabras (cuatro /ocho letras), la percepción del consumidor y el contenido conceptual”, argumentó la empresa.

Por último, Kalan MNA trajo a colación el elemento gráfico que componía su marca en donde explicó que este era un “factor transcendental” y no simple como había argumentado el opositor.

Además, explicó que el producto principal identificado por la marca eran las obleas y que, en su conjunto, se formaban círculos cruzados, los cuales estaban relacionados con el producto.

En su estudio, la Superindustria encontró que los signos contenían elementos adicionales para ser diferenciados como los gráficos y la superioridad silábica que tenía la marca a registro. Debido a ello, declaró infundada la oposición interpuesta por Industria de Galletas Greco y concedió el registro a la marca Kalan MNA.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.