Bloomberg

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 10 de abril de 2018

El titular puede apelar en segunda instancia ante la delegatura propiedad industrial

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) atendió un duelo triple en sus despachos por el registro de la marca ME Meditekergo (mixta) de la empresa Meditekergo S.A.S.

La marca solicitada pretendía registrarse en las clases 3, 5, 10 y 35 de la Clasificación Internacional de Niza para preparaciones para blanquear, productos farmacéuticos, aparatos e instrumentos quirúrgicos y la comercialización de productos.

El pleito comenzó cuando la compañía solicitante publicó sus intenciones en la gaceta de propiedad industrial. Meditec S.A. se opuso a la diligencia porque le parecía que se confundía con su insignia Meditec Medex. Los abogados expresaron que permitir esta inscripción significaría repercusiones negativas a sus amparados porque perderían su fuerza distintiva y se produciría un agravio.

Catherine Zea, directora de Zea Consultoría, aseguró que “el signo solicitado reproduce al elemento que distingue la marca y nombre comercial protegidos, por lo que es evidente que su concesión supone un riesgo de confusión en el mercado”.

Meditekergo no desistió en sus aspiraciones y le respondió a los apoderados de la opositora que ya existen otras marcas con el mismo prefijo como Meditech, Meditea y Meditec de otros titulares que coexiste pacíficamente en el mercado con su marca. Por eso, no existía un riesgo de confusión ni significa algún agravio contra ellos.

Como de costumbre, la Dirección de Signos iba a proceder a la confrontación de las enseñas, sin embargo, hubo un giro inesperado. Meditec Medex ni siquiera estaba inscrita en la SIC porque cuando fue solicitada el 22 de junio del año pasado, fue negada parcialmente por el mismo despacho. Es decir, la empresa que se opuso no tenía fundamento jurídico para presentar su oposición.

Para poder competir con la solicitante, Meditec tuvo que aportar un acervo probatorio a la Dirección que legitimara el uso de su insignia. Incluyeron un certificado de existencia, de relación comercial, ingresos operacionales y la copia de setenta facturas en la compañía.

Con las pruebas validadas, los examinadores tenían de nuevo un pleito que resolver, sin embargo, una nueva marca que sí estaba inscrita se incluyó en el duelo. El signo era Meditec (mixta) del famoso centro de convenciones, Corferias.

Después de un análisis detallado de las tres partes en competencia, los examinadores llegaron a la conclusión de que los prefijos de los nombres son confundibles y además compartían canales de competitividad en el mercado. Así las cosas, la dirección declaró fundada la oposición y negó la solicitud de Meditekergo, que tiene la posibilidad de apelar ante la Delegatura de la entidad.

Juan Pedro Arias, asociado de BR Latina, dijo sobre el fallo que “la negación parcial de la marca es acertada, en tanto ambos signos buscan identificar productos similares que no le permitirían al consumidor diferenciarlos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.