Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co Miércoles, 12 de julio de 2017

La marca es similar a la del restaurante Andrés Carne de Res

Bogotá_ Existen marcas y signos que se han ganado un reconocimiento en la industria y entre los consumidores por su antigüedad y trayectoria, una de ellas es la de ‘Andrés’, que desde 1981, con la creación del restaurante Andrés Carne de Res, empezó a convertirse en referencia para entidades nacionales como extranjeras.

Lo que comenzó como una venta de carne en una pequeña cabaña en Chía, ambientada y atendida por su creador, Andrés Jaramillo, figura hoy en el listado de los 50 Mejores Restaurantes de América Latina.

Actualmente la firma Inmaculada Guadalupe y Amigos en Compañía, conocida también como IGA, es la propietaria de la marca que cobija también los restaurantes en Bogotá de Andrés DC, La Plaza de Andrés y los establecimientos de comidas rápidas presentes en centros comerciales conocidos como Andrés Exprés.

Adicionalmente, la compañía cuenta con 40 concesiones marcarias relacionadas registradas ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Por ello, cuando Osvar Andrés Martínez solicitó el registro del signo “Andrés Parrilla”, la oficina de Signos Distintivos de la superintendencia se negó a permitir la inscripción que pretendía identificar productos correspondientes a la clase 43 de la Clasificación Internacional de Niza, que identifican servicios relacionados con alimentación.

Martínez apeló a la decisión y presentó ante la SIC varios argumentos con el fin de demostrar que entre su marca y la marca de Andrés no había riesgo de confusión. La defensa del signo solicitado precisó que ambas referencias son marcas que hacen uso de elementos gráficos y nominativos, por lo cual debería hacerse un análisis en su conjunto. También se refirió al hecho de que la palabra “Andrés” corresponde a una expresión de uso común.

Si bien la SIC se amparó en el hecho de que Andrés es una marca notoria que goza de reconocimiento en el público, para algunos abogados como Iván Darío Rincón, experto en derecho mercantil, la protección otorgada por la SIC al signo propiedad de Inmaculada Guadalupe y Amigos es exagerada.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos MartínezDocente de Propiedad Intelectual de la Universidad de la Sabana

    “IGA es titular de un portafolio de marcas cuyo elemento común es Andrés; dentro de dicho portafolio, algunas han sido reconocidas como marcas notorias. Es por ello que la SIC debía negar el signo solicitado”.


  • Iván Darío RincónExperto en derecho comercial y socio de Confianza Plena

    “Considero que la protección que la delegatura le ha dado al signo registrado ha sido excesiva, pues la marca no es notoria y el riesgo de confusión entre los signos en ponderación es mínimo o nulo”.

Contraria a esta opinión fue la de Juan Carlos Martínez, docente de la Universidad de la Sabana en el área de propiedad intelectual, quien consideró que la negativa del signo es acertado. “Las marcas notorias cuentan con una protección especial dado el esfuerzo del empresario en su consecución y el reconocimiento que de esta tiene el consumidor, quien asociará marca semejantes a su fuerza reputacional”, dijo.

Al efectuar el análisis comparativo , la SIC encontró que en el caso de la marca solicitada, a pesar de ser un signo compuesto formado por varios elementos, “la expresión ‘parrilla’ es de uso común para los servicios de la clase 43 y por lo tanto es débil, siendo entonces evidente que la distintividad del signo recaería sobre la expresión Andrés”. Así lo expresó el despacho en la resolución del caso (N°39828) con la que definió que permitir el registro implicaría atentar contra la distintividad y el valor publicitario de ‘Andrés’.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.