El odontólogo estético, Marlon Becerra, durante la sesión fotográfica a propósito de la entrevista en su residencia. (Colprensa / Foto Christian Castillo M).

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sebastian Pinilla - jpinilla@larepublica.com.co Lunes, 18 de junio de 2018

El odontólogo ganó pleito marcario por “Trabajamos para que Colombia sonría”

El odontólogo Marlon Becerra Díaz solicitó el registro de “Trabajamos para que Colombia sonría” para distinguir productos de papelería. Sin embargo, Inversiones Dama Salud, presentó oposición debido a la similitud presentada con su marca de clínicas “Sonría”.

Inversiones Dama Salud S.A.S. argumentó que la palabra Sonría de la frase y la marca Sonría previamente registrada por ellos son idénticas desde el punto de vista ortográfico, lo cual impide que coexistan en el mercado, pues de lo contrario se generaría riesgo de confusión respecto del origen y la calidad de los servicios, afectando no solo los intereses de Sonría, sino los derechos de los consumidores. También agregaron que las palabras son exactas desde el punto de vista fonético y eso sería lo que recordaría el consumidor a la hora de enfrentarse con los signos.

Al respecto, Marlon Becerra Díaz, no dio respuesta a la oposición dentro del término concedido, pero finalmente si defendió la marca diciendo que “Trabajamos para que Colombia Sonría” fue solicitada para la identificación de productos ubicados en la clase 16, que, de acuerdo con la Clasificación Niza, comprende principalmente papel, productos de papel y artículos de oficina.

En cambio, Inversiones Dama Salud tiene la marca “Sonría” para identificar servicios de la clase 42, que de acuerdo con la Clasificación Niza, corresponde a servicios prestados por personas, a título individual o colectivo, relacionados con aspectos teóricos o prácticos de sectores de actividades de alta complejidad, y, servicios de la clase 44, los cuales comprenden principalmente tratamientos médicos, de higiene corporal y de belleza prestados por personas o establecimientos.

Aclararon también que el derecho al uso exclusivo y excluyente sobre una marca está limitado por el principio de especialidad y el principio de territorialidad. De acuerdo con la Superintendencia de Industria y Comercio, el principio de especialidad es aquel que rige el registro de signos distintivos y confiere protección exclusivamente a los productos y servicios enmarcados dentro de una clase específica, siendo un limitante para el derecho de uso exclusivo de la marca.

Finalmente, la SIC luego de hacer el examen de registrabilidad y tener en cuenta los argumentos de ambas partes resolvió declarar infundada la oposición interpuesta por Inversiones Dama Salud y otorgar el registro de “Trabajamos para que Colombia sonría” propiedad de Marlon Becerra Díaz.

Guillermo Navarro, socio de Muñoz abogados y Director de derecho industrial comenta: “Comparto el criterio expuesto por la SIC y la decisión, pues considero que si bien la marca Sonría cuenta con algunos registros en otras clases, no se puede considerar propietaria de la expresión. Además las marcas comparadas no generan confusión en el consumidor, también este caso hubo falencias en relación con argumentos y pruebas aportadas para sustentar la notoriedad de su signo”.

Agregó de igual manera que “Lo que sí América análisis especial es determinar el uso en el mercado por parte de Marlon Becerra y asegurarse que no incurra en un uso preponderante de la expresión ‘sonría’ que exceda los límites del registro y con lleve a un aprovechamiento de la reputación de Sonría o confusión” aseguró Navarro.

La marca “Trabajamos para que Colombia sonría” tiene vigencia de diez años contados a partir de la fecha y podrá comercializar artículos de oficina, papelería. El registro fue otorgado por Juan Manuel Serrano, Director de signos Distintivos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.