Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Bloomberg

sábado, 1 de abril de 2017

Las ofertas no solicitadas de PPG Industries Inc. por Akzo Nobel NV, así como el intento fallido de Kraft Heinz Co. para comprar Unilever, subrayan cómo las empresas están tratando de conseguir acuerdos a pesar de la oposición, ya sea política o por parte de los accionistas.

Es una prueba de que el frenesí de adquisiciones de los últimos dos años sigue siendo fuerte, a pesar de los factores que parecen enfriar la actividad, dijo Simon en el Instituto de Derecho Corporativo de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans. 

Las empresas siguen empeñándose en la consolidación a pesar del atasco político en Washington y los cambios de regulación en China, que hacen que sea más difícil para las empresas hacer compras en el extranjero.

Un elemento, en particular, es un buen augurio para los acuerdos corporativos, dijo Simon. Los reguladores estadounidenses, cuya oposición ayudó a matar US$800.000 millones en acuerdos el año pasado, serán más proclives a aprobar grandes transacciones en la administración Trump. 

“Creemos que veremos un entorno regulador más benigno”, dijo el directivo.

Más estabilidad

En 2016, se acordaron ofertas por un valor total de aproximadamente US$3,8 billones, según datos compilados por JPMorgan. Mientras que se trató del tercer mejor año del que se tiene registro, los volúmenes todavía cayeron cerca de 17% del récord de 2015, de US$4,6 billones en acuerdos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.