Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co lunes, 23 de diciembre de 2019

William Araque Jaimes fue nombrado 'Abogado del año' en Insolvencia y Reorganización por Best Lawyers

En la edición de Best Lawyers 2020, Gómez Pinzón fue una de las firmas que más abogados destacados tuvo, con 12 menciones. Dos de sus socios, Daniel Londoño Pinzón y William Araque Jaimes fueron nombrados como ‘Abogados del Año’ en las áreas de Banca y Finanzas e Insolvencia y Reorganización, respectivamente.
Araque, quien también es director de Resolución de Conflictos de la firma, habló con Asuntos Legales sobre el futuro del arbitraje en Colombia, las áreas que más usan este recurso y la inestabilidad jurídica en el país.

Best Lawyers lo nombró abogado del año en Insolvencia y reorganización ¿cuál es la apuesta de la firma en esta área y cuál es el objetivo en 2020?
Nuestra práctica en Insolvencia, liderada por uno de nuestros asociados del equipo de Resolución de Conflictos, ha adquirido una experiencia relevante representando a acreedores en procesos de reorganización empresarial y liquidación judicial en los últimos seis años.

¿Cuáles son los casos o situaciones más recurrentes en arbitraje?
Al arbitraje llegan generalmente disputas complejas. En los últimos años, hemos visto un crecimiento importante en materia de construcción e infraestructura, tanto privada como pública. Hemos visto también más disputas asociadas al sector energético. Y esta tendencia no solo está presente en arbitraje nacional, sino que también en el internacional, tal y como puede corroborarse con las estadísticas de los centros de arbitraje más importantes del mundo, como el Lcia y la ICC.

¿Se debe utilizar más esta herramienta en el país?
Para contratos complejos considero que debe ser la primera herramienta en la que los empresarios deben pensar, no solo por criterios de especialidad del fallador, sino también porque brinda a las partes la opción de solucionar, en corto tiempo sus controversias.

Existe la percepción de que este mecanismo está reservado solo a grandes compañías, ¿cómo se puede cambiar esto?
Si bien es cierta esta percepción, lo cierto es que no es más que eso. El arbitraje tiene una gran ventaja sobre el mecanismo tradicional de solución de conflictos, y es que la solución final y definitiva a la controversia se logra en relativamente poco tiempo. Esto hace que, en el largo plazo, los costos de atender de una controversia, incluyendo los asociados a mantener un equipo interno, sean iguales o similares en arbitraje y ante la jurisdicción. Sin embargo, considero que lo que están haciendo los grandes centros de arbitraje en Colombia es una buena primera aproximación, pues han propiciado espacios de discusión en medianas y pequeñas empresas sobre el arbitraje como mecanismo eficiente de solución de controversias.

¿Los mecanismos alternativos de justicia contribuyen a descongestionar los juzgados?
En gran parte sí lo hacen. Sin embargo, hay mecanismos que todavía no cuentan con la suficiente robustez para considerar que tienen un gran impacto en la descongestión de la justicia. Este es el caso de la conciliación prejudicial como requisito de procedibilidad para acudir a las Cortes.
El arbitraje ha ganado un terreno importante como mecanismo alternativo de solución de conflictos y, por consiguiente, contribuye a descongestionar los despachos judiciales. Entre 2012 y 2018, el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá recibió más de 2.000 solicitudes de arbitraje, lo que significa que tal número de demandas no llegaron a los jueces para ser resueltas de fondo.

¿Cuál es el futuro del arbitraje nacional?
Lo veo incierto. Las modificaciones a los procesos civiles ante la jurisdicción ordinaria han conducido a que sean más ágiles y, en consecuencia, sean muy atractivos para las partes. Además, hay una importante reducción de costos y existe la posibilidad de reexaminar el fondo de los fallos por jueces de segunda instancia, lo cual está vedado en el trámite arbitral.

¿Cuánto representa el área en los ingresos de la firma?
Representa aproximadamente 15% y está conformado actualmente por dos socios, 14 asociados de diferentes grados, todos apoyados por estudiantes de derecho y nuestro grupo de semilleros.

¿Considera que el país sufre de una crisis de seguridad jurídica?
Sinceramente creo que sí. En materia arbitral la falta de una oportunidad para que las partes puedan acceder a una revisión sobre el fondo de los laudos deja la sensación de que algo falta para obtener una justicia íntegra. En materia judicial, los cortos tiempos de que disponen los jueces para analizar casos complejos los puede llevar a incurrir en yerros; afortunadamente hay recursos para remediarlos.

¿Qué casos llevan actualmente?
Estamos representando a una empresa generadora, distribuidora y comercializadora de energía en dos arbitrajes.

William Araque es el director del área de Arbitraje Nacional y Litigio Nacional. Es abogado de la Universidad Libre. Por más de 10 años fue Auxiliar de Magistrado y Oficial Mayor en la Rama Jurisdiccional. Fue asociado senior del Departamento de Litigios de Baker & Mckenzie y socio fundador de Zuleta & Partners Legal Group, de la cual fue director del Grupo de Litigios. Ha sido conferencista invitado en temas de arbitraje nacional, litigio nacional y régimen probatorio general.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.