Colprensa

Colprensa Sábado, 19 de agosto de 2017

La Procuraduría señaló que la aeronave utilizada es de propiedad privada y no se usaron recursos públicos para financiar el vuelo.

Ante la denuncia hecha por el presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas (RedVer), Pablo Bustos por la supuesta utilización de un avión de la Aeronáutica para asistir al partido de la selección Colombia con Uruguay, el 11 de octubre de 2016, en Barranquilla

Según la Procuraduría, la aeronave en la que se movilizaron desde el aeropuerto Guaymaral hasta Barranquilla, es propiedad privada de la empresa Sadi Aviation S.A.S., y no hubo compromiso, ni erogación de recursos públicos para financiar el vuelo, en este recorrido también se movilizaron los funcionarios: Carlos Núñez, secretario General de la AC; y Alba Lucía García, asesora de la entidad.

“Se logró establecer que no existe responsabilidad disciplinaria en cabeza de Alfredo Bocanegra, por cuanto no utilizó un avión de propiedad de la Aeronáutica Civil (…) No se generó un detrimento patrimonial para el Estado en términos de combustible, tripulación, mantenimiento, ocupación del espacio aéreo”, reza el documento.

Ante esto, el ente de control aseguró que no había requisitos legales para proseguir con la actuación disciplinaria, por lo que decidió dar por terminadas las indagaciones y ordenó el archivo definitivo del proceso.

Cabe recordar que Bocanegra en su momento indicó que la aerolínea Sociedad Aérea De Ibagué (Sadi), era propiedad de unos amigos tolimenses de toda la vida, quienes le permitieron viajar gratis al partido de fútbol, y que esto fue durante unos días de compensatorio que tenía pendientes.

Pero además la polémica hizo que surgieran cuestionamientos ante un supuesto trato especial con dicha firma en la Aerocivil.